Agricultura familiar, a otro nivel

Una versión mejorada del antiguo Instituto de Mercadeo Agropecuario (Idema), está por comenzar a hacerse realidad en el oriente del Meta y, además, se convertiría en el primer del país en su especie.

Sala de procesamiento para algunos alimentos, y también en fresco, donde se pretende dar cabida a alrededor de 300 productores minoristas de Puerto Gaitán, hacen parte del Centro de Acopio que, con financiación principalmente privada, se empezará a construir apenas comience el 2020.

El objetivo de esta iniciativa, es abrir un modelo dinámico en las veredas, a través de la economía familiar, que trascienda a lo que ya se viene trabajando mediante los exitosos mercados campesinos.

Martha Santa, presidenta de la Asociación Campesina de Productores de Puerto Gaitán, explicó que este nuevo complejo, traerá consigo todo un revolcón económico por los conceptos que entrará a trabajar a partir de Semana Santa, época en la que ya estaría en funcionamiento.

Uno de ellos tiene que ser con generar mayor competitividad con relación a los alimentos orgánicos que hace tiempo se vienen comercializando, pero que solo hasta hace un par de años son visibles a través de los mercados campesinos.

“La idea es que, a mayor oferta de comestibles libres de agroquímicos, los precios tendrán que equilibrarse porque hoy la comida orgánica es mucho más costosa y eso tiene que cambiar, la gente poco a poco debe mentalizarse que cuando compra un alimento orgánico está comprando es salud.

Lo básico de este Centro de Acopio es que podamos darle esa rapidez al movimiento económico de lo que tenemos.”, “El terreno se adquirió a través de una asociación de campesinos, la asociación Cara a Cara está donando hasta el último ladrillo de la obra, nosotros ponemos mano de obra, la Alcaldía tiene considerado hacer una donación, pero tenemos que esperar que la transición (de gobierno) se haga”, resaltó la también productora.

Sin embargo, este es sola una de las ambiciosas metas de esta apuesta, cuyo horario de atención será de domingo a domingo (a diferencia del mercado Campesino que solo está abierto una vez al mes), además abrirá la puerta a un sistema de compra y venta que, aunque es utilizado hace siglos, recuperará el terreno perdido más temprano que tarde (vea Economía solidaria).

Mientras comienza la construcción del complejo, que quedará localizado a solo 45 minutos del área urbana de Puerto Gaitán, puntualmente entre las veredas Santa Bárbara y Guasipati (por la vía hacia el Vichada), sus promotores trabajan a todo vapor en aras de ampliar la oferta, ya que la idea es vincular a la mayor cantidad posible de familias rurales.

“Lo que pretendemos hacer es cómo nos comprometemos a responder por la demanda, si hay 5 fincas sembrando tomate, deberán responder por la cantidad que requiere el entorno”, recalcó.

Sin embargo, esta tarea solo será posible, según ella, si el Estado hace la parte que le corresponde y dispone de las condiciones que permitan acercar a quienes se encuentren lejos.

“Dentro de las tareas a mejorar es la conectividad, porque algunos compañeros están muy apartados, algunos hasta 10 horas, hay que entrar a conocer qué tienen y de qué manera podemos vincularlos”, puntualizó.

Por ahora, Martha y cerca de una treintena de campesinos, continuarán en la tarea de posicionar cada vez más entre la comunidad el Mercado Campesino, institucionalizado por acuerdo municipal, y que esperan ampliar a cada 15 días.

Le puede interesar leer: Electos piden a petroleros más mano local