Liz, de la palabra a la acción

Liz Silvestre, exreina y exmodelo acacireña

La exmodelo y exreina de belleza decidió pasar de las respuestas típicas de los concursos a en realidad hacer algo por los niños pobres. Dejó las pasarelas y creó una fundación con la que ayuda a la infancia vulnerable.

No le fue nada mal como reina de belleza. Según cuenta, participó en 25 concursos y logró 21 títulos, lo cual la llevó a conocer casi todo el país, a veces representando a Acacías, su municipio, a Bogotá o, casi siempre, al Meta.

Con 1.66 centímetros de estatura, esta joven de grandes ojos verdes, piel canela y cabello rubio, ha sido portada de revistas, desfilado en diferentes pasarelas y sorprendido con sus curvas a muchos. Sin embargo, decidió darse un tiempo a ella misma, retomar su carrera universitaria y hacer las obras sociales por las poblaciones más vulnerables.

Yeimy Lizeth Silvestre Gámez nació el 20 de julio de 1992, por lo que dice que su destino ha estado marcado por la libertad, la que le ha permitido trazar su destino a lo largo de los años. Desde que era niña, tuvo la potestad de escoger lo que quería, vivió su etapa escolar en el colegio Luis Carlos Galán de Acacías, donde nació su amor por las tradiciones llaneras y el joropo, de las que dice sentirse orgullosa.

Se graduó en el año 2008 y decidió estudiar ingeniería de sistemas, pues le atraían muchos los equipos de cómputo, las redes y todo lo que hay alrededor de estas máquinas. Con este objetivo se matriculó en la Universidad de los Llanos pero solo hizo un semestre porque la carrera no la convenció.

“Quería hacer esta carrera porque tenía la intención de presentarme a la Armada Nacional, pero luego mi vida dio un giro y me enfoqué en los reinados”, cuenta.

En 2009 fue princesa del Reinado Internacional del Joropo y la Belleza en Santa Bárbara, de Arauca. En ese mismo año, se coronó como princesa del reinado del Marañón en Puerto Carreño, Vichada.

Los reinados los alternó con su trabajo como modelo, que le permitieron ser protagonista de uno de los videos de del cantautor venezolano, Luis Silva.

En el año 2010 se convirtió en la señorita Acacías, título que le permitió participar en diferentes reinados a nivel departamental y nacional.   En ese mismo año participó en el reinado Folclórico y Turístico Sierra de La Macarena, en San Juan de Arama, donde recibió el titilo de Virreina Nacional. Adicional a ello, fue princesa del reinado Nacional del San Pedro en el Espinal (Tolima).

Para el año 2013 se coronó como Reina Nacional de la Ganadería, y Reina también en el Torneo Internacional del Joropo, en Villavicencio, en el 2014.

Terminada su faceta como reina nacional de la ganadería decide retomar sus estudios en la capital del país.  Esta vez, inclinada por la naturaleza, decidió estudiar administración ambiental en la Universidad Santo Tomás.

Su última participación como reina la realizó en el 2016 en el Reinado Nacional del Bambuco en Neiva, donde se coronó como Virreina, y en la que fue noticia en todos los noticieros porque le arrebató la corona a quien fuera elegida reina. El episodio fue una anécdota más de esa experiencia como reina.

“Los reinados y el modelaje me abrieron puertas y oportunidades. Me iba bien y se convirtió en mi sustento; pagué casi toda mi carrera participando en concursos y modelando. Sin embargo me he alejado y ahora estoy concentrada en terminar mi carrera y sacar adelante mi fundación”, cuenta Liz Silvestre, quien actualmente cursa décimo semestre de administración ambiental.

Su fundación se llama ‘Acciones de solidaridad’, con la cual busca ayudar a los niños más vulnerables de las regiones.

“Con esta fundación he hecho labor social en Acacías y en esta Navidad espero poder llevarle regalos a muchos niños de mi municipio”, indicó la ex reina, quien agregó que el objetivo al que quiere apuntarle su fundación es atender niños con VIH, y a su vez, a sacar adelante proyectos de medio ambiente.

Para la exreina y modelo, que actualmente trabaja en una empresa que realiza interventorías, no fue difícil dejar los escenarios y los reinados, pues asegura estos deben tomarse como un trampolín, no como un estilo de vida.

“Uno tiene que aprovechar estas oportunidades, porque es la puerta a muchas cosas que uno quiere, pero debe tener claro que son pasajeras, como el físico”, señala la acacireña.

La ex reina asegura que ya no regresaría a las pasarelas ni a los escenarios: “Para ser modelo hay que exigirse muchas cosas, donde no estas exenta de críticas, que en dado caso te pueden derrumbar”, enfatiza.