Los nuevos ‘Disc Jockey asociados’

Cada uno tiene más de 10 años de experiencia y ahora están dispuestos a hacer respetar su profesión, creando un gremio que se llamará Evolución DJ.

Un grupo de experimentados DJ quiere evolucionar y darle el carácter profesional a la labor que han desarrollado en fiestas, discotecas y emisoras. 

Aunque literalmente se la pasan de rumba en rumba y detrás de sus unidades, controladores y equipos para mezclar, varios Disc Jockey (DJ) han logrado alcanzar ese reconocimiento en la región por el profesionalismo con el que trabajan y la calidad que dan a su labor.

Un grupo ellos, cansado de que su oficio sea visto como el de “simplemente poner la música en una fiesta” y para diluir cierta fama negativa que muchos cargan como lastre por culpa de colegas no tan profesionales, decidió asociarse para dignificar y valorar el oficio.

“Cada vez hay más fiestas en Villavicencio y otros municipios del Meta. La gente se está casando mucho en la región y vienen de otras partes a contraer matrimonio porque les resulta económico. Incluso vienen del extranjero exclusivamente a eso. Ese es un nicho de mercado muy importante para nosotros”, dice Diego Castro,  exDJ residente de Los Capachos y que tiene más de 10 años de experiencia en el oficio.

Ser DJ resulta tan rentable para algunos que incluso ya hay academias de enseñanza en la ciudad con el fin de preparar a quienes van a ser los futuros animadores de las rumbas y los grandes eventos del departamento. Sin embargo, ante la proliferación de jóvenes en el gremio, se empiezan a descubrirse problemas a la hora de ser responsables en las fiestas de categoría superior.

“Se ha presentado un fenómeno y es que algunas casas de eventos, por contratar DJ más baratos especialmente en las bodas, pues se llevan a algunos de estos chicos recién ‘graduados’, u otras personas sin la suficiente experiencia  y han quedado muy mal ante los dueños, dejando mal parados a los que tratamos de construir una experiencia y un nombre alrededor de este oficio”, dice Oscar Hernández, actual DJ de la 106.3, emisora de la Gobernación del Meta.

Hernández, quien tuvo la idea inicial de crear la asociación de DJ para dignificar el oficio, considera que los integrantes de esta nueva agremiación no están en contra de que haya nuevas personas haciendo su labor, siempre y cuando la hagan con responsabilidad y sepan que no se trata solo de poner música y mezclar en vivo, porque va mucho más allá y como todo oficio se necesita capacitarse, estudiar y estar actualizado.

Para David Nájera, Director General de la Academia DNA Music en Bogotá, no es suficiente considerar al DJ como “rockola”, el DJ es más que eso. “Un DJ puede componer producir, dirigir y atender las necesidades musicales de su entorno, sin dejar de aportar su conocimiento. Es la persona encargada de seleccionar, reproducir, mezclar y/o difundir la música dirigida a un público o audiencia para generar un estímulo y posteriormente obtener una reacción”, asegura Nájera.

“El DJ debe saber qué esta sonando en el mundo, no solo en su ciudad o el país. En mi concepto debe ser crossover (que maneje todos los géneros musicales) y especialmente debe saber leer los diferentes momentos que tiene una rumba para llevar a la gente a esos momentos inolvidables que tienen las fiestas bien animadas”, asegura por su parte Castro.

Infortunadamente, algunos que consideran a esta profesión como algo efímero y a la ejercen solo para conseguir una entrada adicional, se comportan como el DJ mujeriego, ‘tomatrago’ que incluso hasta venden drogas en las fiestas, las discotecas o los bares.

“Tristemente el respeto por el DJ se ha perdido por esas personas que no saben respetarse a ellas mismas y a la profesión. Entonces, así mismo, a la hora de que quieran contratar a alguien profesional y con experiencia le están pagando dos o tres veces menos de lo que por lo general cobra”, anota Hernández.

Aunque las tarifas de contratación varían de acuerdo a la experiencia y los servicios adicionales que presta el DJ (animador, equipos de sonido, luces etc), una noche solo con la mezcla en vivo puede costar entre 800.000 y un millón 500.000 pesos.

De esta asociación hacen parte por ahora Diego Castro, Oscar Hernández, Alejo Palacino, Hemer Hernández y Javi Cardona, quienes en adelante también demostrarán su talento en vivo a través de la emisora de la Gobernación del Meta, en un programa donde cada uno mezclara en vivo.

“Todos los viernes de 3 p.m. a 5 p.m.  daremos una demostración de lo que hacemos y esperamos participar de otros eventos en la ciudad para que las personas conozcan un poco más de cerca la trayectoria y lo que significa realmente ser DJ profesional”, puntualizó Diego Castro.

Publicidad