‘Los soldados son los héroes’

El nuevo comandante de la Cuarta División habla sobre la importancia que tendrá el Ejército en las nuevas misiones institucionales y de qué manera prepara a sus soldados para darle la mano a los que fueron sus enemigos.

 

Aunque es de Santander, esta es la cuarta ocasión en la que el ahora general Javier Alonso Díaz Gómez (J.D.) debe vivir en el Meta. Ya lo había hecho cuando era teniente, capitán y coronel y siempre ha disfrutado estar en el Llano, pues le trae recuerdos de éxitos en sus más de 32 años de carrera militar.

Ahora llegó como comandante de la Cuarta División, en un cambio que pocos esperaban y que trasladó al general Néstor Róbinson, quien apenas duró un año en esta unidad militar, la principal de esta región del país y una de las que fue punta de lanza en el conflicto con las Farc.

Periódico del Meta (PDM) entrevistó al oficial para preguntarle sobre el balance que dejó su antecesor, la labor de los militares en esta región donde los combates fueron más intensos y la aplicación de los acuerdos.

 

PDM: ¿Qué resultados dejó el general Róbinson en un año de trabajo?

J.D. En las operaciones desarrolladas junto a Fiscalía, CTI y Policía fueron sometidas 14 personas ante la justicia; 54 entregas voluntarias; 548 capturas y se hallaron 94 depósitos ilegales de armas.

PDM: ¿Y en narcotráfico?

J.D.: Se erradicaron 1.050 hectáreas de hoja de coca en especial al sur del Meta y Guaviare. Fueron destruidos 96 laboratorios e incautados 46 kilos de pasta de coca, entre otros. Logramos hacer más de 202 actividades de prevención de reclutamiento a menores de edad.

PDM: ¿Cuáles son las instrucciones con las que llega para enfrentar a la disidencia de las Farc?

J.D.: Las disidencias que se presenten serán combatidas en forma contundente y a donde estén iremos por ellas.

PDM: ¿Y cuáles serán sus prioridades en el desarrollo operativo?

J.D: Tengo unas directrices con una misión que debo seguir dentro del Plan Victoria, de estabilización y consolidación. Debemos trabajar coordinadamente con Policía y entes de vigilancia para atacar a las disidencias.

PDM: ¿Cómo asume usted esas nuevas misiones que debe tener el Ejército que son más comunitarias?

 

J.D.: Ahora tenemos un Ejército multimisión, más preparado, que cumplirá misiones especiales, incluso urbanas. Esos roles tendrán más que ver con el apoyo social a las comunidades, pero sin descuidar y capturar a las bandas que provoquen violencia.

PDM: Fácil entre los mandos superiores ¿pero los soldados ya están listos?

J.D.: Quiénes más que nuestros soldados son los que desean la paz. Ellos fueron los primeros en asumir su nuevo rol porque eran los que más sufrían las consecuencias de la guerra.

PDM: ¿No está cambiando la doctrina militar?    

J.D.: El Ejército Nacional, por medio de nuestro comandante, el general Alberto Mejía, ha tenido una reorganización pero el espíritu de la institución sigue siendo el mismo, en el que los soldados están más comprometidos, entrenados y comprometidos. La Cuarta División debe prevalecer en su fuerza y en su entrenamiento.

PDM: ¿Qué es prevalecer la fuerza? 

J.D.: Que nuestros hombres tengan la moral en alto, que no haya accidentes y minimizar los riesgos físicos de nuestros soldados.

PDM: En este caso las minas antipersonas son una amenaza… 

J.D.: Sí. Por eso nuestras tropas hoy van más seguras porque tienen mejores equipos para detectarlas y evitar caer en ellas.

PDM: Toda la vida usted se formó para combatir al enemigo, ¿hoy será fácil darles la mano?

J.D.: Llevábamos más de 50 años en guerra y durante mi vida militar siempre fuimos los soldados los que recibíamos a los guerrilleros que se entregaban. El Ejército siempre estuvo dispuesto a acoger al enemigo cuando se entregaba, hoy no hay diferencia en que veamos a las Farc de cerca y a los ojos.

PDM: ¿Cuál es la misión del Ejército en las zonas veredales?

J.D.: Ya está definida la función y será proteger la zona veredal de tránsito a la normalidad. Tanto Farc como Ejército han hecho entrenamientos en caso de presentarse anomalías.

PDM: Hay denuncias de abuso sexual en zonas veredales, ¿tienen un plan de contingencia para estos casos?

J.D.: Hasta ahora en esta área no se han presentado casos, pero es un tema que manejará la Policía.

PDM: ¿Las fronteras seguirán bajo su custodia?

J.D.: La Cuarta División tiene una frontera en el Vaupés. Estamos haciendo reuniones binacionales y allí será vital que sigamos la presencia para salvaguardar la soberanía del país.

PDM: ¿Cómo controlará la minería ilegal?

J.D.: Nosotros desde ya estamos trabajando con los servicios de inteligencia y de la Policía para lograr identificar en qué sectores hay minería ilegal, indagar por títulos mineros. Finalizando 2016 capturamos siete personas en Restrepo por no tener permisos, se incautaron maquinarias y volquetas.

PDM: La Cuarta División fue punta de lanza en el conflicto ¿qué esperan los llaneros de esta unidad militar ahora?

J.D.: Que pueden seguir contando con nosotros, como siempre. Esta es una división simbólica y nuestra misión es clara porque es constitucional. Todos somos conscientes de que la victoria es de los soldados, ellos son los héroes y es un triunfo muy bien ganado.