miércoles, 21 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Miércoles 3 y 4

Manuel Acosta, el escultor escondido en el llano


Manuel Acosta, el escultor escondido en el llano 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

El maestro estará mostrando en una exposición 30 de sus obras a partir 30 junio en el salón Flor Amarillo en el primer piso de la Gobernación del Meta de lunes a viernes de 10:00 a.m. 12:00 p.m. y de 2:00 p.m a 5:00 p.m.

El artista llanero, a sus 90 años, cuenta con orgullo el trayecto de su vida como
escultor. Nacido en la montaña, es uno de los más representativos del departamento.

Por: Luissa Fernanda Pérez

En una charla amena, entre risas y recuerdos, el maestro Macosta, cuenta cómo fueron sus inicios como escultor.

En una casa, ubicada en el barrio La Esperanza de Villavicencio, se encuentra Manuel
Acosta Bejarano. Sentado junto a las imágenes vivas que retratan su trayectoria artística como escultor de madera a una sola pieza, es amante del tinto, las letras, la historia y del arte en sus diferentes expresiones.

Nacido en San Juanito, el cinco de abril de 1933, Manuel Acosta o ‘Macosta’, como se le conoce, empieza enaltecer el pueblo que lo vio nacer. “Estuve allá ayudando a construir la historia de mi pueblo, yo recuerdo que, durante las moliendas, se formaban las charlas de historia, yo conocí a todos los fundadores y esto me ayudó a replicar el ante pasado del municipio”, recuerda el artista.

Sus padres, provenientes del Guavio (Cundinamarca), de donde las personas seguían conservando las tradiciones de valores que quedaron congelados en el tiempo, poco se adoptaron y probablemente Acosta sea una de las pocas personas que todavía las conserva. Yo conocí esas costumbres y las cargo con mucho orgullo, para mí eso era muy sano, la ayuda mutua, el respeto a los mayores, el compadrazgo es una vaina sagrada; desgraciadamente la cultura nuestra no se interesa por la historia de fondo, conocer la historia de verdad es maravilloso porque sabe uno de dónde viene y para dónde va”, expresa el escultor.

“Yo tenía la convicción de hacer algo que fuese diferente, desconocido, que haga pensar a
la gente”, afirma el maestro, sentado en un banco de carpintería;. La musa eterna vino de niño, al ver un pez tallado en madera. Ese pez era un espectáculo, cuando lo vi pensé en hacer una cosa de esas, pero yo nunca había tallado, entonces agarré una sierra caladora de mano y corte e hice un pescado, me salió de facetas planas, yo quedé asombrado porque me quedó muy lindo. Después hice una sirena, hice el cuerpo sin conocer de anatomía, cuando tallé la cara, la sorpresa fue que me quedó un sireno, dijo el artista entre risas.

Ahí empezó la fantasía de ser artista. Detallar la simplicidad de las cosas que a nuestros ojos son ‘pequeñas’, como la diferencia entre las facciones faciales de una mujer y un hombre, se convirtieron en la semilla.

“Pasaron los años, mi primera exposición fue aquí en Villavicencio en el Banco de la República. Resulta que la noche de la inauguración, un médico trajo a un mesero, entonces como el trago para los invitados era gratis, él se lo tomó, se emborrachó, me tumbó una obra, era una garza y la dañó. Al siguiente día pasé de nuevo a ver qué más habían dañado, en esas entró un habitante de calle con dos niñas”. Sostiene que todos tenemos prejuicios tontos ya que esa persona fue quien reafirmó el desafío más importante que quería lograr como artista.

“Yo me quedé mirándolo y él les dijo a los hijos: ‘esto se llaman galerías, yo no sé de esto, lo único que sé es que esto es una maravilla’, yo había hecho una escultura de Jorge Eliécer Gaitán, con la mano empuñada en el discurso y claro cuando el tipo la mira, dice esto: ‘Uy mire eso, mire eso, mucho hijueputa el que hace esto’, ese madrazo me hizo pensar que ahora sí yo había llegado a donde quería, a la sensibilidad de la gente, al pueblo, llegué y vale la pena seguir haciendo esto”. comentó el escultor.

Ya lleva más de 50 años como artista y como promotor del arte, expresa que el arte es invisible, un ente universal; no se puede ver, solo se ven manifestaciones y el artista es alguien que la naturaleza eligió para que la represente y grite por ella.

“Por lo tanto el artista no puede ser mediocre, debe ser consecuente con su época y su entorno. Filosofía de la buena, hermana. Soy un enamorado de la filosofía”, puntualizó Aacosta.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales