Meta en el PND

El Meta aparece como el “gran conector de la Orinoquia” (Arauca, Casanare y Vichada) con el centro del país, a través de tres importantes obras de infraestructura. ¿Qué tan realista puede es?

En medio de tantos debates nacionales que surgen casi todos los días en Colombia, la semana anterior pasó uno inadvertido con la aprobación en el Congreso del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (PND): ¿cuál es la participación del Meta en este documento, al menos en teoría? Nuestro departamento quedó incluido con inversiones que ascenderán a los 28,9 billones de pesos en los siguientes tres años y medio, lo que significa que los siguientes gobernadores deberán acoplar sus programas de gobierno a ese presupuesto y a las siguientes líneas de inversión: Este departamento priorizó en el PND, llamado ´Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, proyectos estratégicos para fortalecer su productividad, lo que debería impactar en la dinámica económica de la región y, por ende, en la calidad de vida de los metenses.

En los próximos cuatro años se tiene previsto desarrollar proyectos como la intervención de la vía Villavicencio – Yopal, que reducirá los tiempos de movilidad entre las dos capitales más importantes de la Orinoquia: la intervención de la vía Chirajara – Villavicencio y la vía Bogotá – Villavicencio.

Otra importante iniciativa priorizada en el PND para el departamento es la construcción del acueducto alterno de Villavicencio, lo que garantizará la prestación de este servicio, especialmente en época de invierno. Para la directora del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Gloria Alonso, las “apuestas priorizadas por el departamento del Meta concretan tres retos importantes: transporte y logística, equidad, y emprendimiento y productividad, que buscan el desarrollo económico y social, el fortalecimiento del sector agropecuario y la consolidación como despensa del país y del mundo”.

En estructuración se encuentran la construcción de complejos deportivos en los municipios de La Macarena, Mapiripán, Uribe, San Martín, Acacías, Villavicencio y Puerto López y como proyectos regionales el desarrollo de planes estratégicos para el desarrollo de la biodiversidad y ecoturismo en Cubarral, San Juan de Arama, Villavicencio y Cumaral.
El departamento cuenta con recursos que ascienden a 28,9 billones de pesos. De estos, $11,8 billones están proyectados para el pacto minero-energético, seguido del pacto por la equidad por $10,4 billones, el cual incluye programas en educación, salud y vivienda para cerrar brechas.

El pacto por el transporte y la logística tiene recursos por dos billones de pesos para el desarrollo en obras de infraestructura vial primaria, servicios de logística de transporte, Infraestructura de transporte fluvial, entre otras.

En cuanto al pacto por la descentralización para el departamento del Meta se destinaron $1,5 billones, que serán invertidos en la planificación y proyección del territorio. El pacto por la calidad y eficiencia de servicios públicos por $1,2 billones, busca el acceso a los servicios de agua potable y saneamiento básico. Con relación a otros pactos se proyectan inversiones por $1,1 billón y para el pacto por el emprendimiento, la formalización y la productividad $701.000 millones.

Luis Enrique Tejada Linares, economista y analista en planeación, manifestó a Periódico del Meta que siempre prefiere ser optimista ante estos planes, antes que pesimista, pues considera que si bien siempre serán insuficientes los recursos, tal como están distribuidos en este documento aprobado por el Congreso podría cerrarse la brecha en la región en los siguientes cuatro años.

“Hay tres factores claves en todo esto: uno, que los precios del petróleo continúen estables y al alza como en los últimos meses, ya que ese dinero por explotación de hidrocarburos me atrevería a decir que juega un porcentaje superior al 50 por ciento de la financiación del PND.

Dos, que la estabilidad en la región no se desborde por la situación en Venezuela, que como hemos visto impacta la economía de los países vecinos; y tres, que la corrupción sea un problema que en verdad tenga mecanismos que permitan su erradicación o al menos su disminución”, opinó el analista en planeación.

Para Tejada Linares, combatir la malversación de los recursos públicos no será solo un factor importante para ejecutar el PND en el departamento del Meta, sino para que el Gobierno Nacional recupere la confianza y el desgaste que ha perdido en los primeros meses.