Meta se convirtió en foco del mercado inmobiliario

Ventas y arrendamientos han aumentado en un 30% en el último trimestre.

La estabilidad económica, las políticas de desarrollo de los gobiernos territoriales y la elección presidencial, son algunas de las razones por las cuales, el gremio inmobiliario, atribuyen el repunte de este sector en Villavicencio y el Meta, el cual logró aumentar sus ventas y plazas arrendadas en un 30%, en comparación con años anteriores.

La crisis del petróleo que afectó la economía de los llaneros, parece haber sido superada por el sector inmobiliario, que hoy ve en la llegada de inversionistas y compradores de otras ciudades y departamentos la oportunidad para dinamizar la economía de la región, pues según manifiestan cerca del 60 o 70% de los compradores son foráneos.

“Villavicencio es una buena plaza para la construcción por el turismo, la cercanía con Bogotá, el clima y la productividad de sus tierras, lo que ha atraído a los compradores y a quienes desean establecer sucursales de sus negocios en la ciudad para lo cual necesitan arrendar”, manifestó Dora Galvis gerente de inmobiliaria.

No solo la capital del Meta ha tenido un repunte en este sector, pues en municipios como Restrepo, Acacías y Granada, se han visto grandes proyectos habitacionales y la llegada de personas de todos los lugares del país en la búsqueda de un buen sitio para vivir y criar a sus hijos, donde al igual que en Villavicencio los apartamentos y viviendas se venden por igual.

Este no es interés repentino de las personas en adquirir predios en el departamento, por el contrario “La gente estaba muy interesada en comprar, pero no lo hacían hasta que no se supiera el futuro político del país, por lo que en los últimos dos meses hemos realizado grandes negocios”, indicó Luis Eduardo Rangel, presidente de Lonja Propiedad.

Situación que sumada a los subsidios del estado, a las políticas de desarrollo de los municipios, a las facilidades de los bancos y a la orientación de las inmobiliarias para que los ciudadanos accedan a estos beneficios, ha redundado no solo en la economía de este sector sino también en el bienestar y calidad de vida de los llaneros.

Arriendos para todos los presupuestos

Para superar la crisis petrolera que afectó la economía de los ciudadanos y empresarios, algunas inmobiliarias, debieron adaptarse bajando los costos de arrendamiento para mantener el equilibrio financiero, lo que parece haber rendido frutos y aunado al interés de los colombianos y extranjeros en tener un lugar cálido donde descansar los fines de semana han logrado estabilizar y fortalecer este sector.

Tal es así que tanto propios como turistas, pueden alquilar una vivienda, pagando desde 500 mil hasta un millón de pesos mensuales de arrendamiento en diferentes sectores de la ciudad, valores que varían dependiendo del estrato, hasta los beneficios que ofrezca la vivienda como aire acondicionado, piscina o si está a las afueras de la ciudad.

En cuanto a los arriendos de establecimientos comerciales, aunque estos debieron ser reajustados para evitar la desocupación de los mismos, estos se rigen por el Índice de Precio al Consumidor (IPC), a la ubicación del mismo, la utilización y el área de este.