Meta, perspectivas en la carne de cerdo

Agrosavia ha impulsado mediante investigación científica, la producción de la raza casco de mula.

Angola, en el África, se abre como otro mercado que pueden explorar los productores locales.

Con un total de 22.975 toneladas, Meta es en la actualidad el quinto productor nacional de carne de cerdo, beneficiándose del reciente acuerdo comercial en el que el Ministerio de Agricultura y Porckolombia lograron la primera gran exportación del país este año, con destino a Luanda (Angola).

«Después de un arduo trabajo por solventar los principales cuellos de botella, para ingresar a los diferentes mercados internacionales, el país logró su primera exportación de carne porcina con destino al mercado de Angola», informó el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia Pinzón.

Este logro se efectuó gracias al liderazgo y trabajo conjunto con la Mesa de Promoción de Exportaciones de Carne Porcina, en donde se ha logrado la articulación interinstitucional del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Procolombia en beneficio de ingresar a los diferentes mercados internacionales.

«En total serán 25 toneladas que se exportarán con certificado genérico por solicitud del importador, que salieron el pasado este fin de semana desde el puerto de Cartagena y llegará el primero de diciembre al puerto de Luanda (Angola). Con esta primera exportación a este destino, abrimos una gran oportunidad para el sector porcícola que tiene como apuesta la internacionalización en cabeza del gremio y su comercializadora internacional», agregó el ministro Valencia Pinzón.

El promedio de las importaciones que se registran desde Angola, entre 2014 y 2018, suman un total de 807.121 toneladas, siendo los principales proveedores Brasil (31%), Portugal (6%), Bélgica (3%), y Argentina (2%), entre otros.

De acuerdo a cifras del Ministerio de Agricultura, Colombia produjo 410.270 toneladas de carne porcina en 2018, siendo Antioquia (45%), Cundinamarca (18.1%), Valle del Cauca (15%), Eje Cafetero (8.6%) y Meta (5.6%) las principales zonas productoras. En cuanto al valor de la producción del sector, el año pasado tuvo un peso de $2,6 billones, equivalentes al 1,4% del PIB agropecuario y 4,8% del PIB pecuario.

En cuanto a las exportaciones colombianas de carne porcina, en lo corrido de 2019 alcanzan los US$7,8 millones con destino Venezuela, lo cual hace aún más relevante esta primera exportación ya que es el primer ejercicio de exportación a un tercer mercado y permite vislumbrar un futuro promisorio una vez se logre acceso sanitario en otros destinos.

Finalmente, el ministro Valencia Pinzón afirmó que también está el interés de lograr la admisibilidad al mercado de China con carne porcina, y otros productos. Además, el jefe de la cartera agropecuaria resaltó que «en la mesa de promoción de exportación, que ya alcanza 17 sesiones, se han priorizado mercados y se han adelantado tramites de acceso sanitario para China, Hong Kong, Vietnam, Curazao, Ecuador, Ghana, Perú, Ecuador, Singapur, Corea del Sur, Filipinas, Malasia, Liberia, Costa de Marfil, Líbano, Jordania, India, Rusia y Panamá».

Producción llanera

En el Meta se hacen esfuerzos por impulsar la producción de la carne porcina de manera industrial y es reconocido, en especial, las labores que hace La Fazenda en Puerto Gaitán la cual obtuvo la certificación de la implementación del Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control, lo cual la pone al punto de las mejores del país.

Por su parte, en Villavicencio, la administración municipal y Agrosavia, luego de estudios en el Centro de Investigación La Libertad, en busca de una alternativa de seguridad alimentaria para los productores y a su vez la multiplicación de los semovientes porcinos de la raza Casco de Mula, han trabajado también en la producción, a menor escala de la carne de porcino.

Durante los últimos meses se han venido capacitando a los productores en temas relacionados con alimentación alternativa, establecimiento de bancos forrajeros, sistemas de manejo al aire libre y alojamiento en cama profunda. De la misma forma se capacitaron en normas de bioseguridad como buenas prácticas ganaderas con la finalidad de una producción de carne de cerdo inocua para la alimentación humana.