Nueva controversia: sindicalistas exigen cumplimiento de artículo 04 del 95 en Villavicencio

Un grupo de trabajadores encabezado por Henry Salamanca Bustacara presidente del sindicato de Empresas Públicas de Villavicencio, realizaron un plantón frente al edificio municipal de la capital llanera con el objetivo de recordarle a la nueva administración el cumplimiento del acuerdo 04 del año 95 que se encuentra vigente.

El dirigente sindical aseguró “La administración se ha hecho la de las orejas gachas y no han cumplido absolutamente nada” y reiteró que   según lo establecido en el mencionado artículo, el municipio de Villavicencio está obligado a reubicar en otras dependencias municipales o institutos descentralizados al personal que fue desvinculado de las empresas públicas del municipio, como consecuencia de la creación y funcionamiento de la sociedad sin solución de continuidad.

Ante esta situación el alcalde Wilmar Barbosa aseguró “Hoy a la llegada a laborar desde muy tempranas horas, de estar ellos despertando, son víctimas de una masacre laboral del 95, naturalmente estos no son con quereres, es básicamente en el ajuste de la norma de las leyes”. 

Además, el mandatario local enfatizó “La oficina jurídica y la Secretaría de Gobierno los han invitado a que se puedan sentar en una mesa para revisar todo su expediente, buscar en el proyecto de acuerdo que aducen ellos en ese mismo año o hace 19 años, parece según su comunicado, se ha desconocido hasta hoy.  Necesitamos darle una respuesta encaminada o establecida, enmarcada en las normas”.

De igual forma el funcionario aseguró que lo que puede hacer la administración municipal está enmarcado en las normas constitucionales, y legales ya que no es una oportunidad distinta la que se puede ofrecer.

También recordó que el gobierno local está dispuesto a reintegrar de acuerdo a unos fallos del Concejo de Estado a un número importante de empleados, que hace cuatro o cinco años fueron retirados de la administración y que hoy eso golpea muy fuete las finanzas del municipio.

La respuesta de Henry Salamanca Bustacara presidente del sindicato de Empresas Públicas de Villavicencio, ante las declaraciones del alcalde de Villavicencio fue la siguiente: ”Queremos que se le dé cumplimiento al artículo 04 del año 95, teniendo en cuenta los padecimientos que hemos tenido hasta el momento”.

 

Los empleados públicos también tienen quejas

Del mismo modo que ocurre con los trabajadores de compañías y empresas privadas, los empleados públicos tienen derecho a la asociación sindical. Así, por ejemplo, en Villavicencio existen varias organizaciones que representan varios sectores de la Administración municipal y que abarcan desde la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) hasta los empleados de la terminal de transportes. PDM habló con líderes de cuatro de esos sindicatos, para conocer de cerca cuáles son sus preocupaciones.

EAAV

El Sindicato Mixto de Trabajadores Oficiales y Empleados Públicos de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (Sintraemsdes) subdirectiva Villavicencio agrupa, según fuentes de la misma organización, a alrededor de 280 trabajadores.  Actualmente, explica Omar Chávez, presidente del sindicato, su principal preocupación gira alrededor de 15 empleados —cuatro en febrero y 11 en junio —a los que la EAAV decidió no dar continuidad.

Él (el gerente) tomó la decisión unilateral y los destituyó, eso no lo compartimos, lo denunciamos y estamos viendo la posibilidad de hacer las acciones jurídicas a que haya lugar, porque consideramos que también atentó contra la organización sindical”, dice Chávez.  

Por su parte, Timoteo Romero, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), a la que está afiliado Sintraemsdes, afirma que si bien el argumento que dio la EAAV, relacionado con la terminación de los 15 contratos por expiración del plazo presuntivo,  está en el Código Sustantivo del Trabajo, antes de que se tomara esa decisión ya se había llegado a un acuerdo verbal que no fue cumplido por parte de la empresa.

Y frente a la posibilidad de que los empleados cuyo contrato no fue renovado no hubieran cumplido correctamente con sus funciones,  Omar Chávez, presidente del sindicato, responde en forma de pregunta: “Si esos trabajadores tenían problemas, ¿por qué no les dieron el derecho al debido proceso y los sacaron aplicándoles el control interno disciplinario?”. Adicionalmente, Chávez reclama por ascensos atrasados a empleados antiguos y por la falta de dotación de indumentaria a los empleados, que este año no han recibido uniformes y overoles, y por el retraso en el mantenimiento de maquinaria de la empresa.

Alcaldía

La Unión Sindical de Trabajadores del Estado capítulo Villavicencio agrupa a 20 empleados de la DIAN y a 200 trabajadores de la Alcaldía, de los 640 que, según datos del sindicato, trabajan con la Administración municipal. Samael Bravo, secretario de la junta directiva del sindicato, dice: “El mayor clamor que nosotros tenemos es sentarnos a dialogar con el alcalde, para poder manifestarle cuáles han sido las necesidades”.

Específicamente, asegura Bravo, los reclamos del sindicato pasan, para empezar, por mejoras en el salario: “Que se pacte lo que fije el Gobierno nacional más dos o tres puntos por encima como incremento del salario de los funcionarios que estamos vinculados al municipio de Villavicencio”. Asimismo, añade Bravo, se ha solicitado “mejorar salarialmente por niveles a aquellos que tienen una remuneración muy inferior”. Así, por ejemplo, un trabajador de nivel asistencial grado uno pasaría de ganarse 900 mil pesos a ganarse 1 millón 200 mil pesos.

Otra solicitud ha sido la de implementar un programa de bienestar social que incluya, entre otros, un plan de incentivos y un plan de estímulos. Y aunque Bravo dice que existen puntos positivos, como el programa de apoyos educativos, que varía dependiendo del cargo y de la antigüedad del empleado, es claro respecto a que es necesario establecer un programa más avanzado. “Eso requiere la apropiación de unos recursos, de un presupuesto, para el bienestar social que debe ser un proceso continuo de todos los trabajadores”, asegura.

Terminal

El Sindicato Nacional de Trabajadores de Rama, Servicios de la Industria del Transporte y Logística de Colombia (SNTT) subdirectiva Villavicencio integra a 15 empleados de la terminal. A ocho antiguos integrantes del sindicato no les fue renovado el contrato a término fijo por un año con el que habían sido vinculados, y esa es la principal preocupación de la organización, dice su presidente, Diego Ruíz, porque el último de los contratos vigentes vence en noviembre, momento en el cual, si no se renueva ningún contrato, el sindicato se quedaría sin integrantes.

En palabras de Timoteo Romero, presidente de la CUT, a la que está afiliado SNTT: “Lo que estamos buscando en el terminal es que como hay unos contratos a término fijo que se vencen todos en noviembre, no nos dejen el sindicato sin gente, y entonces mandarían para lejos el derecho de asociación y negociación porque no habría a quién aplicárselo”.

En la mesa accidental de trabajo que fue creada para discutir esta situación entre sindicato y gerencia de la terminal, y de la que también forma parte la Organización Internacional del Trabajo, se discute la construcción de mecanismos de evaluación de desempeño claros que permitan tanto al empleador como al empleado tener claro un criterio de renovación o no del contrato.

Trabajadores de obras

Para el Sindicato de Trabajadores del Municipio de Villavicencio (Sintramunicipio), del que hacen parte 186 empleados oficiales encargados de arreglo de vías y obras públicas, la convención colectiva adoptada recientemente, tras 40 días de negociación, fue un paso en la dirección correcta.

Orlando Saboyá, presidente de Sintramunicipio, dice que se logró un aumento del salario mínimo, se incrementó en diez el número de becas universitarias ofrecidas por el municipio, se acordó un auxilio de maternidad de 50 mil pesos y se estableció una ayuda de máximo 90 mil pesos para la montura de las gafas de los empleados.