Primer niño quemado con pólvora en Villavicencio

Las advertencias y las acciones preventivas que adelantan las autoridades en el departamento del Meta contra el uso de pólvora, al parecer no han sido suficientes para evitar que los cuidamos manipulen artefactos explosivos durante esta época de festividades, ya que Villavicencio reportó el día de hoy (miércoles) el primer caso de un menor quemado con pólvora.

 Según la información entregada por la Secretaría de Salud del municipio, el hecho en el que resultó herido un menor de 5 años, se presentó el día de ayer hacía las 5:40 de la tarde, en el barrio Siete de Agosto; el menor lesionado sufrió quemaduras de primer grado en los dedos de su mano derecha.  

Una vez se tuvo conocimiento del caso, el menor fue trasladado a la Clínica Martha, donde se dio parte a la Policía de Infancia y Adolescencia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Secretaría de Salud.

Ante lo ocurrido, la madre del menor manifestó que el pequeño resultó quemado cuando jugaba con otros niños del sector y manipuló un artefacto explosivo que estaba a su alcance.   

Frente a este suceso, Edilberto Morales, secretario de Salud de Villavicencio, recordó que, mediante el Decreto 460 expedido por la Alcaldía de Villavicencio, se prohíbe la fabricación, almacenamiento, comercialización, distribución, transporte, tenencia y uso de artículos pirotécnicos que contengan cualquier clase de pólvora, que atente contra el bienestar de la población villavicense, especialmente a los niños.

Además, hizo énfasis en que este es el segundo caso que se presenta por quemadura con pólvora en Villavicencio, por lo que las autoridades de salud esperan  mantener la cifra al termino de las festividades navideñas.

Por último, el funcionario invitó a la ciudadanía abstenerse de utilizar artefactos pirotécnicos, para evitar hechos como los acontecidos el día de ayer.

Cabe destacar que, los ciudadanos que permitan que sus hijos manipulen cualquier tipo de artefacto explosivo, podrán ser sancionados con multas económicas y en el peor de los casos con la perdida de la custodia de sus hijos.