¿Qué hacen para salvar la naturaleza?

Construir un nuevo panorama medio ambiental en la región, es un tema primordial para todos los actores que la intervienen.

Las iniciativas estratégicas buscan cumplircon los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) que imparte el Gobierno Nacional.

Por Paula Valencia
Especial Periódico del Meta

Las riquezas naturales se convirtieron en botín para que la mayoría de grupos armados sustentaran el conflicto, esto trajo grandes costos en el medio ambiente.

El conflicto armado ha dejado a su paso estragos en la flora y fauna, lo que termina en la descomposición de los ecosistemas y la extinción de la biodiversidad. Deforestación, cultivo
de uso ilícito, contaminación, minería ilegal y el desplazamiento de la población local, son algunos de los factores que inciden en esta vulneración.

De acuerdo al Ideam, finalizando el 2018 la Orinoquía albergó el 6,1% de deforestación del total nacional y el departamento del Meta aumentó con cerca de 8.000 hectáreas deforestadas.

Para tratar de frenar este fenómeno, el reciente conversatorio ‘Ambiente y escenarios de paz’ exploró algunas de las estrategias para la protección y conservación del medio ambiente, con diferentes miradas.

Sandra Liliana Parada, bióloga y docente de la Red Prau, asegura que desde la academia, se fomentan estrategias como la transversalización de enfoques ambientales en el currículo, cursos, diplomados, semilleros y cátedras electivas, sin importar la formación académica en el que el alumnado se encuentre, para cumplir con el marco de la construcción de una cultura ambiental en la región.

Estas coyunturas establecen formas de mostrar el resultado de los conflictos del hombre y no de la naturaleza, en donde la degradación y el deterioro de la matriz ecológica se ve expuesta. Para la Red Prau, reconvertir la forma de habitar el territorio y evitar el control de tierras hace parte de fomentar el goce pleno del medio ambiente para todos, a partir de la implementación de los acuerdos de paz.

Para el coronel de la Policía Jimmy Alexander Gómez, ingeniero catastral y geodesta, jefe del Área de Seguridad Ambiental y Recursos Naturales de la Dirección de Carabineros, el mayor pasivo que afecta los recursos naturales es la deforestación.

“Desde la Fuerza Pública se han creado programas enfocados en la protección y conservación de áreas protegidas y zonas de amortiguamiento, como el plan piloto ‘Dream’ que se encarga de fomentar el desarrollo  rural con educación ambiental, al igual que el proyecto ‘Fitorremediación’, que planta árboles capaces de ‘encapsular’ el mercurio, utilizado para la minería ilegal.

Agrego que los carabineros guardabosques cooperan en la región con el control del tráfico de fauna y madera, pesca ilegal, patrullajes en áreas protegidas y con el apoyo a las comunidades.

Lea también: El campo hecho empresa

Parques Nacionales

Milton Rojas Suarez, de Parques Nacionales Naturales (PNN) especificó que son 59 áreas protegidas en el país y cinco de ellas pertenecen al Meta: Parque Tinigua, La Macarena,
Cordillera de los Picachos, Sumapaz, y Chingaza. En el Meta se encuentra la mayor jurisdicción de PNN, sin embargo, se evidencia un gran vacío de conservación en el territorio.

Como estrategia de conservación de recursos en este departamento,se proyecta la creación de un nuevo parque que será ‘Alto de Manacacías’, una zona con alta biodiversidad que le cuesta al Estado alrededor de 120.000 millones de pesos; otro plan es la declaración de las reservas naturales de la sociedad civil como un aporte que hace la propiedad privada a la conservación y al cumplimiento del acuerdo de paz.

Así mismo, la institución en conjunto con las bases militares de las áreas protegidas busca salvaguardarlas de fenómenos antrópicos que se presentan como los incendios, la expansión ganadera, la cacería comercial, el ecoturismo no planificado y el tráfico de fauna silvestre. A su vez, intervenir en megaproyectos que se presencien en las áreas y/o reservas naturales del territorio.

Un excombatiente
Romer Ceballos, excombatiente por veinte años, ahora hace parte de la Unidad Nacional de Protección, y visualiza el panorama del medio ambiente regional como un tema de nueva forma de construir país.

“Con la implementación de los acuerdos de paz, el compromiso es generar propuestas alternativas por parte del Estado, para llegar a un consenso con las comunidades sin
la presencia de grupos armados, con el fin de, entre otras, evitar la explotación de los recursos y que por el contrario, se promuevan procesos comunitarios, que aprovechen el
material humano y de experiencia para la preservación de los parques y los ecosistemas”, dice Ceballos.

Le puede interesar leer: Campesinos que se convierten en empresarios del agro en Meta