Sea preventivo, preocupa una variedad más agresiva de conjuntivitis

Aunque desde septiembre un Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud alertó el aumento de brotes de conjuntivitis a nivel nacional al pasar de 4.088 pacientes detectados con la infección entre el 11 y el 17 de agosto, a 8.830 nuevos casos entre el 28 y el 3 de septiembre –más del doble-, hasta esta semana la Secretaría de Salud local encendió la alerta por el aumento de casos en Villavicencio.

En la ciudad, son 56 los brotes que se han presentado principalmente en instituciones educativas. Por eso, la Alcaldía de Villavicencio solicitó a los rectores de los planteles educativos y a las diferentes IPS públicas y privadas, reforzar las medidas para prevenir que sigan creciendo los índices de afectados por esta enfermedad.

Así lo informó la secretaria de Salud de Villavicencio, Andrea Díaz Ramírez, quien expresó que “en las circulares emitidas a colegios se hace especial énfasis en identificar los posibles casos de conjuntivitis en alumnos, docentes y funcionarios, y en caso de presentarse ardor, enrojecimiento, lagrimeo o sensación de cuerpo extraño en los ojos, se deberá devolver a su casa al afectado, a la espera de que pasen los síntomas”, que tienen una duración aproximada de 3 a 5 días.

De igual forma, a las IPS tanto del régimen contributivo como subsidiado, se les solicitó agilizar la atención a pacientes con posibles casos de conjuntivitis, y a la vez llevar a cabo campañas tendientes a minimizar el contagio entre personas que acudan a los servicios de la IPS y entren en contacto con pacientes infectados.

La funcionaria hizo un llamado a la comunidad para evitar que una enfermedad común y sin mayor riesgo como la conjuntivitis se convierta en una epidemia con consecuencias para la salud de los ojos.

 

Afecciones mayores

Los ojos se pueden secar, inflamar y enrojecer y los síntomas principales son malestar y sensibilidad a la luz. Se trata de queratoconjuntivitis epidémica.

La conjuntiva es la capa transparente que cubre la parte visible de los órganos de la visión y la región interna de los párpados. Cuando un virus la infecta, se presenta con un resfriado común o una infección del aparato respiratorio, y la secreción del ojo es líquida y no espesa, hablamos de conjuntivitis viral.

Además de la viral, existe la conjuntivitis bacteriana, que se reconoce cuando se presenta al mismo tiempo que una infección del oído y la secreción del ojo es más espesa que líquida; y la alérgica, si ocurre con frecuencia y se presentan otros signos de afecciones alérgicas, como rinitis alérgica primaveral, asma o eccema.

Pero esta infección -la queratoconjuntivitis-, no solo afecta a las membranas conjuntivas sino también a las córneas.

Incluso sin tratamiento, la mayor parte de las conjuntivitis mejoran espontáneamente en pocas semanas, pero uno de los rasgos característicos de esta variante es su curso prolongado: mientras la recuperación de una conjuntivitis común demanda días, la recuperación de un paciente de queratoconjuntivitis puede tardar meses.

Aparte de las molestias propias de los ‘ojos rojos’ o ‘mirada china’, como se le conoce a la conjuntivitis, la queratitis puede evolucionar hacia la formación de lesiones subepiteliales cornéales llegando incluso a dejar secuelas que afectan la visión, como opacidades en las córneas, que generan pérdida de transparencia.

Por eso, la secretaria de Salud recomendó tomar medidas de prevención como usar compresas frías y lubricar con lágrimas artificiales de uso individual, cambiar las fundas de las almohadas diariamente, no compartir utensilios ni objetos personales, clorar adecuadamente las piscinas, no tocarse los ojos, lavarse frecuentemente las manos, evitar contacto físico con personas que tengan la enfermedad para evitar propagación, y utilizar alcohol en gel.