Seguiremos necesitándolo

Foto: tomada de El Espectador

Aunque es cierto que debemos pensar en fuentes de energía diferentes a los hidrocarburos, también lo es que por ahora, en el inmediato futuro, el país necesita de los dividendos de su explotación para seguir garantizando mínimos vitales en el bienestar social. Hemos visto cómo Venezuela descendió su producción y ha caído a niveles realmente bajos, arrastrando incluso a la OPEP.

Pdvsa extrajo 150.000 barriles diarios menos el pasado mes de marzo, al llegar a un promedio de 900.000; que es el valor más bajo desde el 2003, cuando los trabajadores protestaron a Chávez. Para un país que extraía 1,6 millones de barriles diarios, el impacto que ha tenido este fenómeno en su economía no necesita mayores detalles y son públicamente conocidos.

En esta edición se publica un análisis de lo que le correspondió al Meta en materia de inversión, tras la aprobación en el Congreso del Plan Nacional de Desarrollo (PND). Son 28,9 billones para ser invertidos en los siguientes tres años y medio, mucha de cuya financiación pasa por los precios del petróleo.

La región Llanos y Orinoquia, de la que hacen parte los departamentos de Arauca, Casanare, Meta y Vichada, tendrá recursos por 70,4 billones de pesos, que en teoría es 41,1% más que en el cuatrienio anterior. Gloria Alonso, aseguró a Periódico del Meta que con el incremento en la inversión para el desarrollo regional ay una más eficiente focalización de recursos para los proyectos de alto impacto social, especialmente en salud y educación, lo mismo que con estímulos para el emprendimiento y la productividad, el Plan Nacional de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, generará una profunda transformación del país en los próximos cuatro años.

Pero insistimos, nos guste o no, el petróleo constituye el motor de la economía regional y esos dineros del PND dependerán de los precios internacionales del petróleo y también de la capacidad que haya para encontrar nuevos pozos rentables. Solo un dato: entre el 2005 y el 2015, cuando hubo apogeo, la industria petrolera aportó al sector tributario del país, 200 billones de pesos y en el 2018 esa cifra fue cercano a los 13 billones de pesos.

¿Podemos encontrar al menos en el mediano plazo, una industria u otra fuente de recursos que tenga este músculo financiero tan importante en Colombia? Pensemos de manera optimista y creamos que los siguientes cuatro años los metenses disfrutarán de importantes inversiones que si bien no saldarán la deuda histórica de los Gobiernos Nacionales, serán cruciales para su futuro inmediato. Pero será vital que entre todos cuidemos esos recursos.