Ser negro por un día

Liza Zarta, estudiante.

Por Liza Zarta Vélez

Estudiante universitaria

Aunque se quiera lograr el efecto contrario,  ‘Ser negro por un día’ es una manera de racismo, ejercido casi de manera inadvertida en donde se percibe que el problema del racismo es estructural y hasta institucional.

La ley 725 del 2001, consagró el 21 de mayo como el Día de las Negritudes o Afrocolombianidad, siendo este una conmemoración a los 150 años de esclavitud en un país en donde ser negro, con labios grandes y cabello ‘chuto’ fue por muchos años (y aún lo es) mucho peor que ser ladrón.

El sometimiento que vivieron y viven nuestros abuelos, hermanos, padres y ancestros en esta lucha, es nefasta pues las mentes racistas de la ‘gente blanca’ aun no lo entienden. El Día de la Afrocolombianidad se vio como algunos andaban por la calle vanagloriándose de la cultura, costumbres, y vestimenta que caracterizan a las negritudes como si esto fuera una moda.  

¿Puede haber una falta de respeto mayor hacia una cultura?  Todas estas características  son herencia y tradición, no es algo de quitar y poner para una selfie y aparecer en redes sociales.

‘El ser negro por un día’ es racismo, bien lo explica el antropólogo inglés Peter Wade quien señala que el racismo intenta demostrar que “lo blanco representa el poder, la riqueza, la civilización, el gobierno, ser cultos, una posición alta en la jerarquía social. Por el contrario, lo negro, lo indígena, es visto como opuestos al progreso y al desarrollo. Los negros no son progresistas, son perezosos, ignorantes, su vida trascurre entre el baile, la música y la fiesta«, tal cual como pasó el pasado 21 de mayo donde muchos que se pintaron de negro eran blancos, como si eso fuese reconocer al otro.

En este día quedó bien claro que a bastantes colombianos solo les importan los negros en un momento específico del tiempo, solo para pasar el rato, como el 21 de mayo y los días en que estos ganan una medalla olímpica, ¡claro! porque los negros solo son buenos para el baile, el deporte y el sexo.

“Felicitaciones” a quienes una vez más demostraron su oportunismo en una foto.

Publicidad