Torneo del Joropo sigue hoy con las centenarias Cuadrillas de San Martín

 

Por primera vez, las tradicionales Cuadrillas de San Martín, que se realizan para este segundo fin de semana de noviembre, se enmarcan este año en la versión 53 del Torneo Internacional del Joropo.

Las Cuadrillas de San Martín son una serie de diez juegos realizados a caballo en los que se demuestra la destreza y habilidad del sanmartinero como jinete. Estos juegos son llevados a cabo por cuatro «cuadrillas», cada una conformada por doce jinetes y tres suplentes. Cada cuadrilla representa un grupo específico: Galanes, Moros, Guahibos y Cachaceros. Las Cuadrillas se vienen realizando anualmente desde 1735 con pocas interrupciones.

Las Cuadrillas son un referente de la identidad sanmartinera, puesto que se constituyen como espacio de celebración de las habilidades del llanero como jinete, y de este como domador de su medio. En palabras de los cuadrilleros, “ellos son los propios centauros», reza en el Plan Especial de Salvaguardia.

Este documento permitió su inclusión en la lista representativa que sustenta la declaratoria de esta manifestación como patrimonio de la Nación, según la resolución No.1633 del 25 de agosto de 2011.

«Se trata de una fuerte tradición que nace como una forma de apropiar un discurso evangelizador, bajo el influjo de la imagen de San Martín de Tours. A través de estos juegos ecuestres reviven y celebran la unión de las culturas. Se dice que en 1735 Gabino de Balboa fusionó tradiciones para dar inicio a esta práctica. Sin embargo hoy día cuadrilleros y vaqueros proponen que su origen no es solo español, sino que tiene también raíces en juegos tradicionales indígenas de cuadrillas, realizados sin caballos», dice Jhon Moreno Riaño, experto en temas de patrimonio inmaterial.

Son embargo, las opiniones sobre el origen de las Cuadrillas se encuentran divididas. Mientras que los cuadrilleros  aseguran que es una tradición indígena Achagua, personajes como Alfonso Patiño, comunicador social y locutor de las Cuadrillas, afirman que son un ballet ecuestre de origen Español.

Las Cuadrillas de San Martín tienen su origen en los juegos que los nativos antepasados efectuaban cada doce lunas llenas, en honor a sus divinidades como rito de confraternidad de la gran nación Achagua. También se cree […] que en época de verano las tribus que habitaban las malocas de los caños Camoa, Iraca, Chunaipo y Corcovado se congregaban en el poblado de Macapai a riveras del Camoa y durante varios días se entregaban al intercambio comercial y concluían en la singular ceremonia, precedida por los caciques, en la cual ejecutaban los juegos que le dieron origen a las Cuadrillas.

Según entrevistas realizadas a algunas personas de la comunidad, las Cuadrillas son juegos que representan los enfrentamientos entre indios, españoles, negros y moros por el dominio del territorio, de hecho los «juegos o figuras» hacen alusión a  tales enfrentamientos. La tradición oral sugiere que el padre Gabino de Balboa popularizó y enumeró los juegos de las Cuadrillas, y hacia 1735 las exhibió ante la comunidad de San Martín.

Otra versión dice que las Cuadrillas provienen de la tradición ecuestre española de danzas que celebraban la expulsión de los moros de España.  Se cree que tales danzas se originaron como un espacio lúdico y de entrenamiento para el guerrero en aquellos momentos en los que no se encontraba en la guerra.

Alfonso Patiño encuentra rasgos típicos del sistema de herencia español en el de las Cuadrillas, el cual se daba en el contexto del mayorazgo, es decir el hijo mayor de la familia hereda los cargos importantes de su padre, por otra parte afirma que son 12 jinetes en concordancia con el numero de apóstoles

Independientemente del origen de las Cuadrillas, los sanmartineros sienten un fuerte arraigo por estas como fiesta y memoria de su pueblo.  Las Cuadrillas han adquirido diferentes matices según el momento histórico al que se remonten, por ejemplo, se cree que algunos soldados sanmartineros como Nonato Pérez, Juan José Rondón y Nepomuceno Castro, jugaron las cuadrillas. En este sentido sirvieron como espacio de entrenamiento para los soldados que asistieron a la gesta libertadora. Don Enrique Castro «Maviejo» asegura que 280 hombres fueron entrenados en las Cuadrillas, recorrieron las cinco naciones luchando y volvieron para jugarlas».