Un año después, nada ha cambiado en la vía al Llano

La Terminal de Transporte también ha recibido el impacto de los cierres de la vía al Llano.

Aunque las explicaciones técnicas del concesionario y de la ANI siempre han existido, los efectos negativos en la práctica siguen impactando a los usuarios de la vía.

Como hace un año por esta misma época, Villavicencio enfrenta una doble crisis: por un lado el sistema de acueducto volvió a colapsar por cuenta de la debilidad de la línea de aducción que no aguantó una nueva avalancha; y por el otro, la vía al Llano sigue dependiendo del invierno para operar las 24 horas.

Las costosas inversiones en uno y otro problema que ya suman más de 20.000 millones de pesos, no han sido suficientes, pero en el caso de la principal carretera de conexión de Villavicencio con Bogotá, la pérdida de la economía incide en el bolsillo de los ciudadanos.

Efecto que esta semana llenó la copa de los llaneros, cuando los tiquetes de avión llegaron a los 945.000 pesos en el aeropuerto Vanguardia, por los dos trayectos ida y vuelta entre Villavicencio y Bogotá.

Carlos García, Vicepresidente Ejecutivo de la Agencia Nacional de Infraestructura, los trabajos realizados han permitido habilitar cinco kilómetros de la calzada que estaba interrumpida hace diez meses.

En los kilómetros 46 y 64+200 se realizaron obras estabilización. “En el 46 se han dado muy buenos resultados, son obras que consisten en unos anclajes sobre la ladera con un sistema de recubrimiento con malla”, dijo el funcionario.

En el kilómetro 58 se presentó un deslizamiento de unos 6.000 metros cúbicos de material, lo que ha generado la demora en el trabajo, además de las fuertes lluvias que azotan la zona. Por otra parte, en el kilómetro 64+200 uno de los puntos más críticos, hay constantes desprendimientos de roca, sin embrago, según García se ha atendido la situación de manera oportuna.

“En los kilómetros 58 y 64, se han presentado situaciones similares, y por lo tanto el trabajo de emergencia en los dos sitios es parecido. Con las obras que se han adelantado en el kilómetro 64+200 y que terminarán en junio próximo, se adelanta el trabajo con geomembranas. Los desprendimientos que se han presentado, no son en la zona de intervención, sino en la parte baja donde todavía no se ha trabajado” aseguró el Vicepresidente Ejecutivo de la ANI.

En los kilómetros 64 y 46 se ha invertido más de 6.000 millones de pesos que corresponden a los recursos que el concesionario entregó como compensación por las demoras del puente Chirajara: “esperamos que hacia el mes de junio ya tengamos esas obras terminadas y esa situación no se presente”, expresó el funcionario.

Golpe al agro

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Enrique Bedoya, alertó sobre el impacto que podría tener en el transporte de alimentos y productos pecuarios por la nueva crisis de la vía al Llano.

“Para la Sociedad de Agricultores de Colombia resulta preocupante este tema, toda vez que al menos 50% de la carne que se produce en Bogotá proviene de esa zona del país. De la misma manera son más de seis millones de aves dedicadas a la producción de pollo de engorde y huevo de mesa que se encuentran en el departamento”, resaltó Bedoya.

Además, el presidente de la sociedad, también expreso que productos como el arroz, que en este momento está en época de siembras, también se transportan por ese corredor vial.

PIE DE FOTO

Los cierres de la vía al Llano impactan de manera directa en el bolsillo y la vida cotidiana de los llaneros.

NOTA SECUNDARIA

Crítico panorama en la Terminal

Alcides Socarrás, gerente de la Terminal de Transporte de Villavicencio, señaló que desde el domingo 12 de mayo, cuando se presentaron los primeros cierres en la carretera Bogotá- Villavicencio, el puerto terrestre ha sufrido una reducción del 95 % en los despachos de buses.

“El domingo tuvimos una reducción del 10%. El lunes la reducción alcanzó un 75%. Y el martes la cifra llegó al 95%. Por esta situación, se han dejado de movilizar cerca de 11. 000 pasajeros”, informó Socorrás.

Las pérdidas en el puerto terrestre ascienden a 170 millones de pesos en solo cuatro días de cierres. “Sí la vía continúa cerrada vamos a seguir teniendo perdidas, incluyendo al comercio de la Terminal de Transportes”, advirtió el gerente del puerto terrestre.

Para Socarrás el panorama en la Terminal es crítico. Desde el domingo pasado se han movilizado 25 buses. En un día normal la Terminal de Transporte de Villavicencio despacha cerca de 350 vehículos por este corredor vial.

“El ingreso que nosotros tenemos es por los vehículos que se despachan.  Y la ruta que más despacho de vehículos tiene es la ruta hacía Bogotá. El que siga cerrada la vía nos sigue reduciendo la venta de tasa de uso. Si un bus no viaja hoy, no quiere decir que al siguiente día lo hará dos veces, esas son perdidas irrecuperables para la Terminal de Transporte, que al final sentiremos en nuestras arcas”, indicó Socarrás. 

Ante este panorama, el Ministerio de Transporte habilitó a la Terminal para despachar vehículos por la ruta alterna, sin embargo son pocos los viajeros que han tomado la decisión de  viajar por allí ya que por esta vía son más de 400 kilómetros de recorrido y 10 horas de viaje.

Pero la afectación no ha sido solo para el transporte terrestre, los usuarios también se han visto afectados con los cierres viales. El costo del tiquete está oscilando entre los 60.000 y 70.000 pesos y solos seis empresas están prestando el servicio.

 “Los costos operativos que le genera a las empresas transportadoras movilizarse por las vías alternas han generado un incremento en los tiquetes”, anotó el gerente.