Vecinos ruidosos, tolerancia al límite

Aunque el nuevo Código de Policía da herramientas para resolver el tema, la autorregulación de quienes usan equipos a todo volumen es fundamental.

Luego de entrar en vigencia el Código Nacional de Policía y Convivencia, existen muchos interrogantes sobre el tema, y un alto porcentaje de ciudadanos aún no están familiarizados con la manera como se implementará el conjunto de normas que lo componen. La Policía Nacional y las alcaldías hacen una tarea titánica por adelantar un proceso pedagógico que durará seis meses, y cuyo fin es resolver las dudas y dar a conocer el código sin mitos y tergiversaciones.

En consulta con algunos líderes cívicos de la ciudad coincidieron en que el ruido de manera general sin importar las fuentes que lo generen, aparte de los vecinos bulliciosos, es una de las principales problemáticas de Villavicencio, y de todas las ciudades del país. Desde el uso de un megáfono hasta el funcionamiento de una máquina puede ser una molestia auditiva que interfiera en la tranquilidad de un vecindario. 

Una de las normas del Código de Policía hace referencia a los vecinos ruidosos, los cuales serán multados con un comparendo de $ 393.157, sí perturban la tranquilidad al realizar fiestas o reuniones con altos niveles de sonido o ruido.  En caso de que el infractor reincida volviendo a subir el volumen de la fuente de sonido, el policía le impondrá una multa de un monto superior como la tipo 4 que equivale a $786.898.

El Subintendente del Departamento de Policía Meta (Demet), Jimmy Guarín, multiplicador del Código Nacional de Policía, explicó que para realizar una fiesta, y evitar inconvenientes en el vecindario es válido dialogar con los vecinos para llegar a un acuerdo en caso de que el evento amerite ciertos niveles de ruido. De lo contrario, se debe buscar un salón comunal o de eventos para llevarla a cabo.

El Código de Policía establece que los ruidos a causa de reuniones, actividades, o eventos que creen un impacto auditivo en el vecindario, las autoridades policiales podrán desactivar la fuente de ese sonido perturbador, en caso de que el residente se niegue a desactivarlo.

También establece que cualquier medio de producción de sonidos, sea de maquinarias y demás emisores posibles, las autoridades deberán identificar, registrar, y desactivar la fuente de ruido de manera temporal, a excepción si son originados dentro de los horarios contemplados, este es el caso de las construcciones o reparaciones autorizadas.

La líder comunal Rosa Velandia,  expresó que una de las problemáticas más fuertes en su comunidad son los altos niveles de ruido. “Hay muchas cosas que esperamos solucionar aquí en Porfía a través del código, entre ellos el ruido, hay muchas quejas sobre los “amanecederos” que funcionan hasta altas horas de la madrugada”.

El director de Seguridad y Convivencia Ciudadanía del gobierno local, Luis Eduardo Marín, explicó que en el caso de establecimientos comerciales abiertos al público deben contar con un permiso del uso del suelo que está determinado por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), así se conoce qué bares y zonas lúdicas son las autorizadas para funcionar en la ciudad, lo que indica que sí no funcionan dentro de estas áreas establecidas deberán cerrar.

Ahora, sí el establecimiento está funcionando en zona permitida, pero excede los decibeles de sonido, la Policía Nacional tiene la autoridad para cerrarlos y hacerles el comparendo. “Esto no aplica solo para establecimientos abiertos al público, sí hay alguna reunión, evento o actividad privada, y que esa privacidad transcienda a lo público, la Policía podrá ingresar, así como lo haría a la casa de un vecino ruidoso para desactivar la fuente de ruido”, agregó el Funcionario.

También agregó que el Código de Policía va a empezar a controlar uno de los mayores problemas que tiene la ciudad en la noche, con relación a los llamados “amanecederos” o clubes nocturnos, los cuales deberán legalizarse, y cumplir los horarios establecidos por la Alcaldía Municipal.

El código exige que para realizar la apertura de cualquier establecimiento debe informarse con anterioridad al Comandante de Estación, con el fin de verificar las normas sobre el uso del suelo que existen en el sector, y la revisión de la vigencia de la matricula mercantil, de esta manera se prevendrá que se abran negocios en zonas no autorizadas. Esta norma pretende evitar principalmente la presencia de clubes nocturnos en zonas residenciales.

Por otro lado, el subintendente Andrés Rodríguez, capacitador del Código Nacional de Policía de la Policía Metropolitana de Villavicencio-Mevil–, explicó que el policía podrá desactivar las fuentes de ruido que estén dentro de los conjuntos cerrados, pues antes, este ingreso era restringido.