30 años de los santuarios

La Macarena y Tinigua son dos parques naturales, esenciales para el ecosistema de la fauna y flora en el Meta y el país. En el Parque Nacional Natural se encuentra el río Guayabero. Fotografía: Archivo Oscar Bernal.

La historia de La Sierra de La Macarena data desde 1930, pero de manera oficial fue declarada como Parque Nacional Natural el primero de septiembre de 1989, fecha cuando también se declaró el Parque Nacional Natural Tinigua. Ambos son tesoro regional.

Este viernes 6 de septiembre, Parques Nacionales Naturales de Colombia celebrará el cumpleaños número 30 de los Parques Sierra de La Macarena y Tinigua, dos de los sitios más representativos de la fauna y la flora en el departamento del Meta.

El primero de ellos es el levantamiento geológico más extenso hacia el occidente del Escudo Guayanés, con una extensión promedio de 130 kilómetros de largo por 30 de ancho y de sus 629.280 hectáreas hacen parte ecosistemas, selvas húmedas, bosques inundables, matorrales y vegetación herbácea de sábana amazónica.

Respectivamente, el Tinigua se encuentra dentro de la figura de ordenamiento territorial de especial importancia ambiental del departamento del Meta, El Área de Manejo Especial La Macarena (AMEM) que incluye cuatro (4) Parques Nacionales Naturales (Sumapaz, Cordillera de los Picachos, Sierra de La Macarena y Tinigua) y tres Distritos de Manejo Integrado; en este territorio confluyen ecosistemas andinos, orinocense y amazónicos lo que le confiere una alta diversidad biológica.

El Parque Nacional Natural Tinigua, tiene una importancia hídrica por conservar cuatro cuencas hidrográficas río Guayabero, río Guaduas, río Perdido y el río Duda que permiten la formación del río Guaviare y la macro cuenca del Orinoco. Aguas a bajo por el Río Guayabero se encuentra el Raudal Angostura I, denominado por el PNN Tinigua como Zona Histórica- Cultural, en la cual hay presencia de rocas gigantes que constituye una belleza paisajística junto con otros atractivos como petroglifos (figuras zoomorfas y antromorfas) como vestigio del legado cultural de pobladores indígenas provenientes de las etnias Tinigua y Guayabero en este territorio.

Se trata de un área extraordinaria por sus condiciones de serranía aislada, lo que sugiere la presencia de especies únicas y un importante índice de diversidad en flora y fauna. Se puede observar también muestras arqueológicas sobre los ríos Duda y Guayabero, en donde se encuentran petroglifos y pictogramas de culturas indígenas que habitaron la zona.

Foto Archivo Oscar Bernal.

La celebración

El acto de celebración de los Parques Naturales se llevará a cabo este viernes a partir de las 10 de la mañana en el auditorio de la Gobernación del Meta, en Villavicencio, con dos conferencias sobre la biodiversidad que poseen estos Parques Nacionales de la
Orinoquia colombiana.

El evento estará presidido por Julia Miranda Londoño, Directora General de Parques Nacionales, Marcela Amaya García, Gobernadora del departamento del Meta y Beltsy Barrera, Directora de Cormacarena, lo que servirá como escenario para conocer, entender y admirar la inmensa importancia ecosistémica de estas áreas para la región y el país.

Así mismo, los conferencistas invitados son Julio Carrizosa y Orlando Rangel, de la Universidad Nacional, miembros de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y con amplia trayectoria en el pensamiento, estudio y análisis del territorio nacional y su biodiversidad incluida su gente.

Además, con el fin de conmemorar la fecha en el territorio, se realizará de manera simultánea en los municipios de Uribe y La Macarena del 9 al 13 de septiembre, la siembra de árboles nativos, la premiación del primer concurso de fotografía regional con celular y la realización de dos murales alusivos al cuidado y la importancia del medio ambiente en las instituciones educativas Rafael Uribe Uribe y Nuestra Señora de La Macarena.

Es de resaltar que estos dos Parques Nacionales Naturales ubicados en el departamento del Meta, se conectan con las áreas boscosas de Parque Nacional Natural Cordillera de Los Picachos y hacen posible la continuidad de paisajes andinos con la Orinoquia y la Amazonia, por lo cual conservarlos permite tener importantes servicios ecosistémicos como el agua, la regulación climática y la conservación de la biodiversidad.