¿El problema de la quema de llantas se salió de control en Villavicencio?

No ha habido capturas y el acceso a los sitios de quemas es complejo para las autoridades.

En las últimas semanas se han observado grandes capas de humo en los cielos de la capital del Meta. Este fenómeno, producido por la quema indiscriminada de llantas en diferentes puntos de la ciudad, se ha normalizado al cabo de los años lo que ha generado contaminación ambiental y problemas de salud.

Y es que las llantas además de estar hechas de caucho están compuestas de elementos como azufre, selenio, cloruros, zinc, óxido de magnesio, arcillas, sílice, alquitrán y resinas entre otros, que producen en la combustión gases como monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Este último se queda en la atmósfera y no permite la salida de calor al espacio, causando que la temperatura de la tierra aumente. Por su parte, el monóxido de carbono disminuye la capacidad de absorción de oxígeno de la sangre, señalò el médico Julián De Pablos.

Ante este panorama, Periódico del Meta consultó a las autoridades ambientales del municipio para saber qué medidas se están tomando frente a la quema indiscriminada de llantas en Villavicencio.

El intendente Edwin Walteros, jefe de la Policía Ambiental de la Metropolitana de Villavicencio, indicó que para hacerle frente a esta problemática se han hecho campañas de sensibilización y controles policivos alrededor del dique del río Guatiquía, en cercanías a los barrios La Lambada, Las Delicias, Villa Suárez y El Jordán, puntos donde más se presenta la quema de neumáticos.

El uniformado aseguró que dichos controles policivos se han dificultado gradualmente por el difícil acceso a las zonas: “cuando nos reportan estos casos, nos desplaza
mos al sitio a verificar quién está haciendo la quema, y no encontramos a nadie, porque usualmente se realizan a orillas del dique, y para llegar a ese punto hay que atravesar varios barrios que se encuentran en el área”.

Añadió que esta problemática se ha convertido en un juego del “gato y el ratón”, pues en esos sectores no ha sido posible generar procedimiento legal alguno contra los autores de estas quemas¸ pese a que Cormacarena a través de resolución GJ12613022, emitida el 14 de enero de 2013, prohíbe la quema a cielos abiertos, restricción que también está implícita en el artículo 102 del Código Nacional de Convivencia, el cual señala que comportamientos que afectan el aire, no se deben realizar. Esto genera una multa tipo 4, que equivale a $940.000.

A esto hay que semar, que  Villavicencio no cuenta con un sitio de acopio de llantas en la ciudad para su correcta disposición final y desde el año anterior no hacen jornadas de recolección.

Frente a esta situación, Sara Cabrera, secretaria de Medio Ambiente de Villavicencio, indicó que se adelantan varias acciones con la Mesa de Llantas en Desuso, integrada por la Secretaría de Gobierno, la Oficina de Gestión del Riesgo, representantes de motollanteros y comerciantes, para generar desde esta semana la ruta correcta y hacer disposición final de estos residuos.

La funcionaria también explicó que en articulación con la Oficina de Control Físico se busca un espacio para almacenar la mayor cantidad de llantas en desuso que haya en la ciudad, y solicitar a la empresa definida por el Ministerio de Ambiente hacer la correcta disposición. “Para que esta empresa nos envíe la mula necesitamos cargarla con aproximadamente 3.000 llantas. Hasta que no tengamos esta cantidad de neumáticos en un punto de acopio, no podemos llamar a la empresa para que venga, porque es un gasto de flete y tenemos que tener asegurado todo el proceso”, explicó la Secretaria de Ambiente del municipio.

Así mismo, aclaró que no se ha hecho recolección de estos residuos en Villavicencio desde el año anterior, por los problemas que se presentaron en la vía al Llano.

Con relación a que se ha salido de control la quema de llantas en Villavicencio, la secretaria negó que esto sea cierto: “este tema no se ha salido de control. Ha habido capturas. No solo la Policía Ambiental está facultada para adelantar este proceso. La Policía tiene que asumir su papel de control y vigilancia en cabeza de la Secretaría de Gobierno cuando se presenten estas situaciones”, indicó la funcionaria.

Por su parte, Andrés Felipe García, director de Cormacarena, indicó que se han tomado algunas medidas para evitar que la calidad del aire en Villavicencio se vea afectada con esta contaminación.

Entre las medidas tomadas por la autoridad ambiental se encuentra hacerle seguimiento completo a toda la industria que está localizada dentro del perímetro urbano de Villavicencio. Para ello, Cormacarena está exigiendo estudios cada dos o tres meses, los cuales permiten hacer seguimiento e identificación de lugares donde posiblemente hay quemas de estos elementos y se genere contaminación del aire.