«Empresas no están efectuando cobros exagerados a los propietarios de vehículos»:Unirrutas

A través de un comunicado la Unión Temporal Unirrutas, que agremia a la mayoría de empresas de transporte público de la ciudad de Villavicencio, indicó que no es cierto que las empresas estén efectuando cobros exagerados a los propietarios de vehículos afiliados a las mismas.

“Desde el inicio de cada vinculación y mediante los correspondientes contratos comerciales que se rigen por el derecho privado, se llegó a un acuerdo contractual con cada afiliado respecto de los rubros y valores que debe pagar para poder sostener los costos administrativos, legales, de riesgos, tributarios, de seguridad social, de reposición vehicular y demás que las autoridades a nivel local y nacional exigen para la prestación del servicio”, indicó Unirutas en su comunicado.

También señaló que no es cierto que las empresas en esta etapa de crisis y recesión por la pandemia del coronavirus “estén desamparando a los propietarios de los vehículos afiliados, pues, como desde hace tiempo es de conocimiento de ellos y del Alcalde Municipal y del Secretario de Movilidad, las Empresas de Transporte están asumiendo el equivalente al 50% de los respectivos costos para los meses de abril y mayo en que ha estado suspendido el servicio”, indicó Unirutas.

En su comunicado Unirutas aclaró, además, que las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno Nacional y local así como la orden del Gobierno de suspender Ia prestación del servicio de transporte público colectivo, “son imposiciones del Estado, que no se compadecen con Ia continuidad de costos administrativos, nomina, operativos, compromisos patrimoniales anteriores y vigentes que a la fecha no han sido subsidiados en el sector transportador por el gobierno local ni Nacional, razón por la cual se hace indispensable el pago del 50% restante del valor de dichos costos”, precisó Unirutas.

A sí mismo, la empresa señaló que uno de los grandes inconvenientes actuales de control administrativo y operativo del parque automotor y que además constituye un aspecto grave de generación de riesgo de contagio, en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus, es Ia inexplicable negativa a la fecha por parte del alcalde Felipe Harman y del Secretario de Movilidad, Eder Muñoz, respecto de levantar la suspensión al proceso de implementación de tecnología en los vehículos , el cual ya estaba aprobado y venía en marcha desde la administración anterior, y que se había suspendido por decisión unilateral e intempestiva por parte del alcalde por el término de un mes, plazo que venció en el mes de febrero.

“Como sector transportador exhortamos a las autoridades locales y nacionales para subsidiar los costos técnicos, operativos, administrativos, laborales, tributarios y demás que se requieren para la apertura y continuidad de este servicio de transporte en el marco de la crisis económica derivada por el coronavirus, pues pese a que nos han dado ninguna clase de subsidio ni ayuda económica, si nos están exigiendo a las empresas de transporte incurrir en nuevos costos der operación para implementar medidas de bioseguridad, drástica reducción del número de pasajeros a transportar, baja de demanda de servicios de pasajeros por las medidas de confinamiento obligatorio y restricciones por pico y cédula”, solicitó Unirrutas.

De igual manera, la unión temporal aclaró que en la actualidad y para los efectos de la reactivación del servicio, la rotación vehicular general, por solicitud de la Secretaría de Movilidad, la va hacer la administración local, “con la cual están asumiendo una función y actividad que es propia del operador U.T. Unirrutas, razón por la cual cualquier descontento o desacuerdo de raíz de la nueva rotación por parte de propietarios, conductores o usuarios no es responsabilidad de Unión Temporal Unirutas.

Por último, Unirrutas señaló que la administración municipal conoce desde hace tiempo de las medidas de alivio y subsidio del 50% que para los meses de cuarentena de abril y mayo han otorgado las empresas frente a los costos de administración y operación vehicular, pero con asombro observamos que en las presentaciones del alcalde, Felipe Harman, y del secretario de Movilidad, Eder Muñoz, ante los medios no manifiestan este conocimiento, con lo cual se afecta el buen nombre de las empresas y se desconoce nuestros esfuerzos, sentido de responsabilidad social y buena tónica para minimizar los efectos económicos negativos que esta crisis ha causado en todos los actores que intervienen en el sector.