Una mirada al Plan de Harman

Por:  Yessica Salgado

El pasado sábado, luego de una sesión de más de ocho horas, fue aprobado en primer debate el proyecto de acuerdo del Plan de Desarrollo Municipal 2020 – 2023, ‘Villavicencio cambia contigo’.

El Plan de Desarrollo Municipal (PDM) se base en tres pilares fundamentales: el arraigo, la modernidad y la dignidad humana, y se divide en cinco ejes programáticos interdependientes e interrelacionados, a través de los cuales se busca alcanzar una ciudad moderna, incluyente y sostenible, como reza el documento.

El primero de estos ejes programáticos busca convertir a Villavicencio en la capital cultural del piedemonte.  El segundo,  hacer de  la ciudad una  capital moderna y planificada. El tercero, mejorar el desarrollo económico y social de Villavicencio.  El cuarto busca que en la ciudad se pueda  gobernar de una forma abierta y participativa, y el quinto eje, pretende hacer de Villavicencio una capital garante de derechos en todos los grupos y sectores poblacionales.

En estos cinco ejes se plasman los retos que tiene Villavicencio como ciudad y que tendrá que superar el alcalde en los próximos años si quiere alcanzar un desarrollo pleno como lo plantea. La tarea no será nada fácil,  ya que en los últimos años la capital del Meta ha afrontado un proceso de transición frente a su desarrollo urbanístico y económico que está limitando a los villavicenses a acceder a oportunidades para mejorar sus condiciones de vida.

Reflejo de ello, dicen economistas, es el alto nivel de desempleo, por encima del promedio nacional;  el aumento vertiginoso de la población, la inseguridad, el déficit de vivienda para estratos bajos, entre otras problemáticas  que acosan a Villavicencio en el área social.

Teniendo en cuenta estas problemáticas sociales, económicas y culturales,  el gobierno municipal tendrá una tarea titánica para convertir a Villavicencio en una ciudad sostenible. Y es que, el vertimiento de aguas negras de viviendas, lavaderos de vehículos, residuos industriales y lanzamiento de basuras, han convertido a los caños y ríos de Villavicencio en basureros comunales.

 Carlos Parra, médico veterinario, explicó que como consecuencia de esta contaminación, las aves, y demás seres vivos que se surten de estas cuencas hídricas, se enferman de parasitismo y su ciclo de vida es más corto.

La segunda apuesta del PDM es hacer de  la ciudad una  capital moderna y planificada, controlando la ocupación del suelo e invirtiendo en la construcción de vivienda, infraestructura, movilidad y la oferta de servicios públicos de calidad para todos los ciudadanos y ciudadanas.

Para lograrlo, sino se presentan modificaciones, la administración municipal tendrá que hacer un gran esfuerzo para que se logre la revisión excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) firmado en el año 2015 y que regirá a la ciudad hasta el 2027, ya que este plan urbanístico se convirtió en la hoja de ruta para la planeación de la ciudad y hoy mantiene en el limbo a un centenar de empresas del municipio.

En este punto, la administración municipal también tendrá  que hacer un gran esfuerzo para que uno de los proyectos más ambiciosos para modernizar el servicio público de transporte en Villavicencio, suscrito en el Decreto 158 del pasado gobierno, no se quede ‘sin gasolina’ por falta de voluntad y ‘peros’ de las partes involucradas. Otro reto de la administración municipal  es que  sectores como La Madrid, el Trece de Mayo y San Antonio no se conviertan en focos de problemas sociales y construyan tejido social y logren un desarrollo conjunto.

 El tercer eje del PDM, busca mejorar el desarrollo económico y social de Villavicencio.  En este punto,  el gobierno local tendrá que priorizar medidas de emprendimiento que garanticen la generación de empleo si quiere reducir el índice de desocupación que hay en la ciudad.

El cuarto eje del PDM busca que en la ciudad se pueda  gobernar de una forma abierta y participativa, algo que el alcalde Felipe Harman ha demostrado que puede hacerse en una ciudad como Villavicencio, donde las casas políticas han gobernado tradicionalmente.

Sin embargo, en este punto es importante tener en cuenta que durante las sesión virtual que tuvo el Concejo el pasado sábado y  en la que fue aprobado en primer debate el PDM, varios seguidores en redes sociales se quejaron por la falta de posibilidades de ser escuchados e incluidas sus propuestas en la elaboración del proyecto del Plan de Desarrollo.

Y, el quinto eje pretende hacer de Villavicencio una capital garante de derechos en todos los grupos y sectores poblacionales, haciendo énfasis en los derechos a la salud, educación, seguridad, igualdad de género y deporte y recreación, algo que no es nada fácil de lograr en una capital como Villavicencio, que sufrió consecuencias del conflicto armado al tener que recibir a millones de desplazados, y que a la fecha tiene  poca capacidad para garantizar sus derechos, ofreciendo un muy limitado acceso a salud, educación, viviendas y servicios públicos.