Rifirrafe entre Sertravi y Alcaldía por fin de millonaria concesión de multas de tránsito

Sertravi terminará su concesión en agosto próximo.

A casi 75 días de que termine la concesión de recaudo por infracciones de tránsito en Villavicencio con la empresa Sertravi, la administración municipal calentó el ambiente de lo que será el cierre de este contrato, el 776 del año 2010.

La semana pasada el alcalde, Felipe Harman, en una rueda de prensa, denunció la manera en que, según él, la firma ha negado la entrega de información estratégica sobre la operación, en relación, por ejemplo, con el manejo de inversiones, el inventario total y de gestión documental y la base de datos de los infractores.

Le interesa leer: Estos son los tramites que podrá realizar desde hoy en la Secretaría de Movilidad de Villavicencio

Ninguno de estos requerimientos ha sido entregado por Sertravi, pero además, tampoco ha dado explicaciones sobre las razones para no haber prestado el servicio de liquidación de comparendos argumentando las dificultades de la pandemia. Les hemos dicho que hagamos una transición armoniosa pero no hemos encontrado voluntad del concesionario”, enfatizó Harman.

Pero las quejas del alcalde fueron más allá y sostuvo que no hay ninguna consideración jurídica que permita respaldar las razones para que a Sertravi también se le haya permitido recaudar la cartera de infracciones del año 2010 hacia atrás, cuando el concesionario empezó a operar solo hasta agosto de ese año. Según el mandatario local, eso le representó más de $1.000 millones a la empresa contratista.

Ante estas acusaciones periodicodelmeta.com consultó a las directivas de Sertravi, quienes mediante un comunicado firmado por Lisandro Junco, representante legal, explicaron que durante todo el desarrollo del contrato se ha venido entregando oportunamente toda la información requerida por la interventoría del contrato.

Como comprenderá, el proceso de generación de inventarios, tanto físico como documental, es minucioso y detallado, y se viene cotejando con físicos rigurosamente desde el pasado mes de marzo, cuando lamentablemente se vio interrumpido por las medidas de aislamiento preventivo y del cual no se puede culpar al consorcio. Respecto al manejo de las inversiones, esta información ya reposa en la Secretaria de Movilidad, sin embargo, con el ánimo de apoyar la labor que adelantan estamos consolidando la información generada en los 10 años de operación, para nuevamente ser entregada, esperando recuperar el tiempo perdido durante el aislamiento preventivo obligatorio”, explicó el consorcio.

La empresa también negó ser operador de los patios oficiales e indicó que durante el aislamiento Sertravi ofreció voluntariamente su apoyo para la liquidación virtual, y que tan pronto se restablecieron los servicios del RUNT se puso también a disposición la atención presencial para la liquidación y el recaudo, “sin que la Secretaría de Movilidad mostrara interés alguno en recibirlo”.

Junco también rechazó las afirmaciones sobre lo cobrado del año 2010 hacia atrás, citando la cláusula 23 del contrato de concesión, en donde, según él, además de definir los porcentajes y las condiciones de remuneración, “en ninguna parte se excluye de la remuneración de alguna vigencia”, es decir que Sertravi no tiene un rango límite en el tiempo para recaudar lo que deban los infractores.

Eder Muñoz, secretario de Movilidad municipal, quien está al frente del proceso de reversión, también señaló al concesionario porque dentro del contrato se definieron unas inversiones al quinto y al décimo año de manera puntual, pero, según el funcionario, dichas inversiones de infraestructura y tecnológicas, se adelantaron y eran las que correspondían para el décimo año.

Curiosamente en este aspecto, Sertravi admite que esto es cierto pero que se le olvida mencionar al secretario de Movilidad que este adelanto en las inversiones previstas para este último año “le ha permitido un recaudo al Municipio de Villavicencio de 5.877 millones 746.560 pesos, suma que supera en un 381% el valor de inversión pactado para el último año”.

Muñoz reiteró que los más de 500.000 registros del inventario documental se entreguen con tiempo “y no faltando 15 días para terminar el contrato”.

El funcionario admitió que pese a que la administración será quien opere el negocio del recaudo de multas de tránsito, entre otros servicios,  aún desconoce los costos operacionales, cuál es el presupuesto y otros detalles para que no haya interrupción del servicio cuando lo asuma el municipio de nuevo, después de 10 años de haber concesionado el servicio.

“Estamos invitando a Sertravi para que cambie esa actitud, darle el trámite a lo solicitado y cumplir el cronograma”, que permitirá operar el sistema desde el próximo 17 de agosto”, dijo Muñoz.

A lo que Sertravi respondió que el alcalde “puede tener la certeza que durante estos 10 años de ejecución contractual hemos actuado de manera responsable y comprometida, y que tenemos el más firme interés en culminar en muy buenos términos y armoniosamente el proceso con su administración. Estamos listos para brindar el acompañamiento necesario que permita que el óptimo servicio y los tiempos de respuesta a la comunidad se mantengan”.