La deforestación no se detiene en el Meta

Foto ilustración: tomada de El Espectador

La Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible (FCDS) informó que pese a la cuarentena, la deforestación no se detiene.  Hasta el 15 de abril del presente año, el monitoreo  hecho por la FCDS registra más de 75 mil hectáreas arrasadas en la amazonia colombiana.

Esta semana la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) entregó cifras no oficiales sobre cómo avanza la deforestación en el país.

De acuerdo con el informe de la FCDS –organización que con el apoyo de Rainforest Foundation Norway, Usaid, Andes Amazon Fund y Gordon and Betty Moore Foundation ha monitoreado los bosques de la amazonia  durante años, a pesar de la importante disminución de la deforestación registrada en 2019 (por sistemas de monitoreo como Monitoring of the Andean Amazon Project (MAAP), que reportó alrededor de 55.000 hectáreas el año anterior), tras un monitoreo realizado en los primeros 100 días del 2020, se evidenció que la deforestación tuvo un cambio abrupto en 2020 y se incrementó significativamente superando las 75.000 hectáreas hasta el 15 de abril.

Los departamentos con la mayor tasa de devastación fueron Caquetá (25.876 ha), Meta (22.869 ha) y Guaviare (18.498 ha).

En el Meta, según FCDS,  zonas protegidas que integran el Área de Manejo Especial La Macarena (AMEM),  como el Parque Nacional Natural Tinigua con (5.154 ha) y el Parque Nacional Natural La Macarena (1.453 ha) fueron los que registraron las cifras más altas de deforestación.

Las principales causas de esta pérdida de masa forestal son las talas ilegales,  la apropiación ilegal de tierras, los cultivos ilícitos, la ampliación de ganadería y praderización y la quema indiscriminada de bosque.

Tinigua sigue siendo el parque más golpeado. Entre octubre y diciembre de 2019 en el parque Tinigua se registraron más del 50% de las alertas de deforestación del país, según el boletín que entregó el Ideam, correspondiente al último trimestre del año pasado.

Es decir, entre octubre y diciembre del año pasado, en la Sierra de La Macarena se registraron, entre tanto, un poco más del 10% de las detecciones tempranas de deforestación hechas en el país.

La deforestación, en este parque pasó de 1.410 hectáreas taladas en 2016 a 3.285, en 2017, y a cerca de 12.000 en 2018.

Aunque todavía no existen cifras consolidadas sobre la deforestación en 2019 en esta zona del Meta, lo cierto es que esta área protegida sigue bajo amenaza, a pesar de que desde el Gobierno nacional se ha venido insistiendo en que el nivel de deforestación viene en descenso desde febrero de este año, gracias a acciones como la Operación Artemisa.

Sin embrago, y según FCDS, la deforestación en el arco noroccidental de la amazonia donde hay 3.685 hectáreas,  es preocupante ya que el 22 % de toda el área de análisis, se ubicó en el PNN Tinigua.

En La Macarena la situación también es preocupante.  En 2018 el municipio perdió 13.444 hectáreas de bosque. Hasta el 15 de abril del 2020, según FCDS,  la masa  forestal perdida en este municipio del sur del departamento fue de 37%.

La FCDS también señaló que existe un foco creciente y significativo de deforestación en el municipio de Mapiripán, que avanza rápidamente hacia las selvas del resguardo de Matavén.

FCDS también señala que hay un deterioro de la condición de la oferta forestal en la zona propuesta de Ordenación Forestal del Yarí-Caguan.

Cabe recordar que desde mediados de febrero de 2020 los guardaparques de los parques Puré, Apaporis, Chiribiquete, La Paya, Macarena, Tinigua y Picachos y las reservas naturales de Puinawai y Nukak fueron sacados de sus lugares de trabajo por presuntas disidencias de las Farc, dejando sin la presencia de funcionarios y sin gestión ambiental con comunidades locales a por lo menos 9 millones de hectáreas de selva.

La organización señala, además, que, más de 690.000 cabezas de ganado ha aumentado el hato ganadero en los últimos 4 años, en los municipios más afectados por deforestación alrededor de Chiribiquete, donde 290.000 ha han sido tumbadas.

En La Macarena, el censo bovino para el 2019 fue de 163.397 cabezas de ganado. El año inmediatamente anterior la cifra era de 148.249 reses. La diferencia de bovinos entre el año 2016 a 2018 fue de 103.378 ejemplares.

Deforestación en resguardos indígenas

En los Llanos del Yari, específicamente en el resguardo indígena  Yaguara II, se han perdido 80 hectáreas. “Esta situación es especialmente crítica debido a que esta deforestación sigue siendo causada por ocupantes ilegítimos, pues los dueños de estos territorios fueron desplazados forzadamente y se encuentran en proceso de restitución de sus derechos territoriales”, señaló FCDS.

En la zona donde hubo operativos institucionales de control a la deforestación en el marco de la estrategia artemisa, entre abril y septiembre de 2019 se deforestó un área menor que en periodos anteriores (21 han ampliado lotes preexistentes).

10 mil árboles para reforestar

Un total de 10.000 árboles nativos serán los encargados de reforestar el sur del departamento y así recuperar parte de las 300.000 hectáreas degradadas en el país por deforestación, uso inadecuado del suelo y fragmentación de ecosistema.

Estas especies que fueron entregadas por Ecopetrol a la Secretaría de Ambiente del Meta y Cormacarena, están compuestas por caño fistol, flor morado, yopo, guamo, orejero, samán, madre agua (cajeto), algarrobo y cedro.

Los árboles nativos estarán bajo cuidado y mantenimiento de Cormacarena en el Jardín Botánico de Villavicencio, mientras se lleva a cabo la primera siembra que por motivos de la emergencia por el COVID-19 se ha postergado.

Con esta entrega Ecopetrol se vincula a la estrategia ‘Meta Verde’ que lidera la Gobernación del Meta con la iniciativa ‘Porque Sembrar Nos Une’ del Gobierno nacional a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Rural, que tienen como fin sembrar cinco millones de árboles en Colombia, actividad en coordinación con  gobernaciones, alcaldías, autoridades ambientales y sociedad civil.

“Queremos trabajar de la mano con las comunidades, las empresas e instituciones públicas, como directriz que nos ha dado el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, para fortalecer esta meta que nos hemos propuesto de un biodepartamento a través de Meta Verde que tiene como propósito la reforestación y restauración del territorio”, puntualizó Sergio Muñoz, secretario de Ambiente del Meta.