Cascos, condones, tapabocas

Por: Jairo Ospino, Epidemiólogo Cruz Roja Meta

Las personas que estudian la conducta humana refieren que las estrategias que ayudaron a formar hábitos en torno a otras medidas de seguridad efectivas pueden ser útiles al promover el uso de tapabocas.

En 1885, Gottlieb Daimler, inventor de una de las primeras motocicletas, fue quien detectó la necesidad del casco, pero tuvo que ser de norma de tránsito obligatoria para que los países adoptaran el uso del casco. En este caso funcionó la coerción.

Hace 48 años, preocupada por la seguridad en sus vehículos, Volvo diseñó un sistema de cinturones que pudiera mantener a las personas dentro del vehículo en accidentes. En Colombia no fue sino hasta 2002 que se hizo obligatorio y solo hasta 2019 se debate el uso en los pasajeros de las sillas traseras. En este caso, funcionó la coerción.

Le recomendamos: En el Meta no quisieron recibir contenedor para cadáveres

El condón se utilizaba para evitar la fecundación. El Rey Carlos I de Inglaterra encargó fabricar fundas con tejidos animales (tripa de oveja) como método anticonceptivo.

Fueron muchas las cruzadas hasta lograr que las personas interiorizaran la necesidad del uso del preservativo en las relaciones sexuales para evitar las enfermedades. Aquí, funcionó la persuasión.

Ahora bien, estudios muestran que los tapabocas mantienen a todos a salvo, además, protegen a otras personas si se está infectado y no se sabe; eso incluye a las personas que son asintomáticas y las que llegarán a desarrollar síntomas más adelante.

Le puede interesar: Covid-19: retos en educación

Y sí, los tapabocas también ofrecen algún nivel de protección a quien los usa, aunque eso varía con el tipo usado. Las medidas para que la gente usara condones, cascos y cinturón de seguridad implicaron dar un paso más, las tres implicaron (antes de volverse código de conducta) algún sacrificio de comodidad.

El coronavirus impone la necesidad del uso de la mascarilla como una prenda de vestir. Por lo señalado, el uso del tapabocas debe tener el componente educativo, “Tu mascarilla me protege, mi mascarilla te protege”, pero además sancionatorio, pues la velocidad con que avanza el contagio no espera que la pedagogía haga interiorizar la necesidad del uso.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter