38 años por falsos positivos

El Batallón 21 Vargas de Granada es la más relacionada con los falsos positivos en el Meta

El mayor (r.) Wilson Orlando Lizarazo Cárdenas y un grupo de militares del Batallón 21 Pantano de Vargas del Ejército, con sede en Granada (Meta) fueron condenados por la muerte de dos jóvenes quienes, tras su muerte, fueron presentados como miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). A todos se les ordenó su captura inmediata.


El mayor Lizarazo Cárdenas, quien fue investigado por los delitos de homicidio en persona protegida, falsedad ideológica en documento público, fraude procesal y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, deberá pagar una pena de 38 años y cuatro meses de cárcel. Por su parte, los militares condenados a seis años, por el delito de encubrimiento, son el sargento Jader Alexander Gómez Ayala y los soldados Faiber Ceballos Gómez, Jesús Danilo Zapata y Richard Cárdenas.


Según la Fiscalía, la investigación descubrió la existencia de una alianza entre algunos oficiales adscritos a la mencionada unidad militar y miembros del Bloque Centauros de las AUC, en la que fueron simuladas acciones operativas para recibir el reconocimiento de los comandantes y calmar las críticas de la población que exigían resultados contra las estructuras paramilitares en el Meta.


En ese contexto, el ente investigador explicó en el juicio que el 14 de enero de 2004 Diego Édison Hernández y otro hombre, aún sin identificar, fueron contactados por integrantes de las AUC en un establecimiento nocturno en Villavicencio. Después fueron trasladados a Fuentedeoro y abandonados en la vereda Puerto Palmira.


Hasta ese punto llegaron tropas del Batallón 21 Pantano de Vargas y dispararon contra las dos personas hasta ocasionarles la muerte. Tras este hecho, los uniformados ubicaron armamento largo al lado de los cuerpos sin vida. De acuerdo con las actas oficiales, las víctimas fueron reportadas como “bajas en combate” y las armas figuraban como elementos incautados.


“A todas luces es una falsedad, toda vez que la confrontación no se dio y, por ende, desde la orden de operaciones Despegue, su contenido es falso, tanto las víctimas como las armas fueron suministradas por las AUC bloque Centauros a los militares”, precisó el Juzgado Penal del Circuito de Granada.


Los militares deberán indemnizar a los familiares con algo más de $160 millones.