A buscar otra forma de consulta

La consulta en Cumaral obtuvo una amplia mayoría para rechazar la explotación petrolera. Hoy los resultados quedan en vilo.

Las consultas populares sufrieron un duro revés en la lucha de algunas comunidades para oponerse a la explotación de recursos mineros como el petróleo. ¿Qué pasará con la decisión de Cumaral?

Será el Congreso de la República el encargado de tomar una decisión definitiva para establecer qué mecanismo de participación efectiva puede usarse para que las comunidades  expresen  sus inquietudes frente a la explotación mineral y en especial de hidrocarburos en sus territorios.

Lo cierto es que las consultas populares ya no son ese mecanismo y menos aún en Cumaral, donde a raíz de la decisión de la Corte Constitucional que falló una tutela de la compañía petrolera Mansarovar Energy Colombia, dejó sin piso la consulta realizada en junio del 2017 en la que se rechazó cualquier tipo de explotación.

En criterio de la magistrada ponente y que hoy está en el ojo del huracán, Cristina Pardo, hay momentos en que se exige la socialización del proyecto, pero ante la ausencia de espacios de participación reales, las comunidades decidieron usar la consulta popular como la forma de expresar sus inquietudes, sin que este sea el mecanismo idóneo.

Por eso exhortó al Congreso para que defina varios mecanismos en los que la gente pueda ejercer su derecho a participar activamente como ciudadanía y también indique las herramientas para coordinar esa participación y que exista la concurrencia nación-territorio.

Jerson López, uno de los impulsores de la consulta popular de Cumaral, explicó que en primer lugar la magistrada debió declararse impedida porque había sido asesora jurídica de la administración de Juan Manuel Santos, gobierno que esgrimió esta postura que favorecía a las petroleras; y segundo, el joven hizo un llamado para que los cumaraleños hagan respetar la decisión que tomaron en las urnas en abril del año pasado durante la consulta.

Sin embargo, si hay algún resultado que está enredado es precisamente la de este municipio, pues el fallo de la Corte Constitucional ordena expresamente al Tribunal Administrativo del Meta dejar sin efecto la sentencia que llamaba a la consulta popular, luego, los resultados no se tendrían en cuenta para efectos de detener la exploración de los cuatro bloques petroleros que hay en esta zona del piedemonte llanero.

En aquella jornada el ‘No’ se impuso con 7.475 votos, mientras que el ‘Sí’ llegó a tener 183 votaciones.

“Los llaneros y todos los colombianos rechazamos el fallo de la Corte Constitucional donde tumba la consulta popular de Cumaral, privilegiando el capital financiero internacional en cabeza de las multinacionales, violando la constitución y la soberanía nacional. No permitamos que pasen por encima de los cumaraleños”, enfatizó Jerson López.

Pero si las comunidades quedaron en jaque, también las entidades petroleras. En la ponencia queda claro que la Agencia Nacional de Hidrocarburos, la Agencia Nacional de Minería, los ministerios de Medio Ambiente y de Minas, y en general todas las entidades involucradas en el tema en discusión, tienen la obligación de crear instancias para fortalecer el diálogo y garantizar que se suministre información suficiente a las comunidades sobre trabajos en sus territorios. La duda es si hasta tanto se creen estas instancias y sean aprobadas puede realizarse la exploración inicial sobre el territorio o todo queda paralizado por ahora.

Rodrigo Negrete, abogado especialista en temas ambientales y que ha apoyado varias consultas populares, advierte que el fallo solo compete al caso Cumaral y que los procesos de Fusagasugá (Cundinamarca)  e incluso el de Yopal (Casanare) que venía en marcha deben realizarse.

Otras interpretaciones indican que los fallos en estas instancias de las Cortes tienen fuerza normativa y  el valor de precedente para todos los jueces de la República en las decisiones que tomen en adelante.

Por ahora, el alcalde de Yopal, Leonardo Puentes, ha dicho que sigue adelante en el proceso de convocatoria a la consulta popular, aunque todavía no está el decreto, pero  que abrirá espacios de diálogo entre petroleras y comunidad de ambientalistas para que expresen sus inquietudes. Contrario a lo que sucede en Cumaral, en la capital de Casanare hay un grupo fuerte que defiende la idea de que se explote petróleo en Yopal, para dinamizar la economía del territorio que se encuentra paralizada.

Hoy las compañías petroleras respiran más tranquilas, pues se les da la razón a una tesis que propusieron al momento de interponer la tutela y es que los movimientos ciudadanos no pueden desconocer una instancia superior que es el Estado, como dueña del subsuelo, pero en especial, que se desconozca mediante la consulta un contrato legalmente firmado con el Estado, bajo las normas del país.