A comprar desfibrilador

Locales comerciales, sistemas de transporte público, cárceles y todo sitio que tenga afluencia masiva de público debe tener a la mano estos aparatos para atender casos de ataques cardiacos. 

 La lamentable muerte del profesor José Manuel Mora Sandoval el pasado 18 de noviembre, mientras jugaba tejo en el Parque de la Vida Cofrem de Villavicencio, volvió a poner sobre la mesa la capacidad que tienen los sitios masivos de afluencia de público para atender emergencias médicas.

Si bien en un comunicado la Caja de Compensación Familiar explicó que la ambulancia no tardó más de 10 minutos en llegar y que una enfermera profesional dispuesta en el lugar activó el protocolo de atención y prestó de forma inmediata los primeros auxilios, en otros sitios se ha demostrado que no están preparados para este tipo de accidentes.

De hecho, no es el primero que se registra. En  Villavicencio con este ya son tres los casos que se presentan este año por muertes  en lugares públicos de personas por ataques al corazón.

Las estadísticas muestran que entre 40 % y 70 % de los pacientes adultos que tienen un paro cardiaco fuera del hospital sufren una arritmia denominada fibrilación ventricular. De ahí la importancia que tiene la aplicación de la Ley 1831 de 2017, mediante la cual se regula el uso del Desfibrilador Externo Automático (DEA) en lugares de asistencia masiva de público. En este sentido, la Secretaría Local de Salud realiza jornadas gratuitas de capacitación en el uso de este tipo de equipamiento médico.

Nohora Yamile Jiménez, referente de la Dimensión de Emergencias y Desastres del municipio, indicó que estos talleres son dirigidos a propietarios, administradores y responsables de seguridad y salud en el trabajo de centros comerciales, entidades públicas y privadas en donde la asistencia de público, de usuarios o compradores es masiva, al igual que empresas que prestan el servicio de ambulancia.

Recientemente, con 30 propietarios de canchas sintéticas de Villavicencio se adelantó un taller de capacitación como primeros respondientes en salud.

El aparato no requiere carga ya que trae una batería y solo es necesario prenderlo; el equipo indica en qué momento conectar los electrodos al tórax desnudo del paciente; luego, se espera entre tres y cuatro segundos para que analice el ritmo cardiaco de la persona.

El mismo equipo determina si hay que aplicar descargas o no. De acuerdo a a la rapidez con la que se realice este procedimiento, el paciente será reanimado velozmente y su vida correrá menos riesgos.

La meta del Plan de Desarrollo municipal es capacitar a 10.000 personas en primeros auxilios para la preservación de la vida en momentos de emergencia como los sucedidos en el Parque de la Vida Cofrem. La Dimensión de Emergencias y Desastres del municipio confirmó que con la más reciente capacitación se cubrió la totalidad de escenarios deportivos o canchas sintéticas destinadas a la práctica del microfútbol.