Acciones para mitigar impacto del río Guayuriba en el puente del sector de Palmeras

Cortesía: Alcaldía de Villavicencio.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, los gobiernos de los municipios de Villavicencio y San Carlos de Guaroa, en articulación con la Gobernación del Meta y los representantes de las empresas de aceite, definieron acciones para mitigar el impacto del río Guayuriba sobre el puente ubicado cerca a la vereda Pompeya bajo, en el sector conocido como palmeras y que afectaría la conexión de estas dos localidades.

“El puente tiene afectación, pero peligro no hay, no se va caer, lo que está sufriendo es el terraplén de la vía, que con la presión que está ejerciendo el río en el costado izquierdo, lo socava lateralmente, de tal forma, que la parte de la berma donde están las barandas de protección del talud de acercamiento, se están desprendiendo”, explicó Juan Carlos Guzmán, jefe de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo.

El funcionario indicó que a través de geobolsas suministradas por la alcaldía de Villavicencio y con 310 horas de maquinaria, aportadas por la oficina departamental de Gestión del Riesgo y las compañías de aceite del sector, durante 15 días en jornada completa, se llevarán a cabo labores de construcción de un canal central para lograr el redireccionamiento del afluente y recuperar el costado izquierdo, con el ánimo de evitar que continúe afectando al puente y posteriormente cuando disminuya el nivel del agua, edificar estructuras de protección.

En el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, la Gobernadora del Meta, Marcela Amaya García, anunció la disposición de 1.000 millones de pesos para realizar inversiones en las obras que requiera el sector.