Ahora, a hacerlo realidad | Editorial

La presentación del Plan Maestro de Movilidad y la Estructuración del Sistema Estratégico de Transporte Público de Villavicencio (SETP), realizada el jueves, es tal vez una de las noticias más significativas para la capital del Meta en los últimos tres años.

El documento entregado por Findeter y financiado por el Reino Unido es, ni más ni menos, el más importante estudio realizado en materia de solución de transporte público hecho en el Meta, pero también la carta de navegación que debe tener el actual alcalde Felipe Harman y quien pretenda sucederlo, para tener por fin un sistema de transporte digno y acorde a las necesidades de una ciudad en crecimiento.

Su trascendencia radica no solo en que fue un esfuerzo común y al municipio no le costó un peso, sino que entrega soluciones sostenibles con el ambiente; contra la crisis climática y alternativas realmente viables que serán ejemplo para otras ciudades.

Tan solo se necesitará voluntad política de los gobiernos nacional y municipal para sacarlo adelante: debe hacer trámite por Planeación Nacional, convertirlo en un documento Conpes y ambas administraciones tendrán que destinar importantes recursos para ejecutarlo.

Lea también: Más acción, menos símbolos | Editorial

Entonces, sin duda, este tiene que ser un tema de campaña en la cercana contienda electoral por la alcaldía, cuyos aspirantes deberán comprometerse a cumplir el proceso que haga falta y llevar el estudio a la fase de ejecución pues, en teoría, para 2025 debe estar ya ‘rodando’.

Se trata, pues, de una de las primeras puntadas de este tejido, fundamental en la reorganización urbana que implementará buses eléctricos, que se complementará con las ciclorrutas y que acabaría con la guerra del centavo.

Todavía parece un sueño pensar que en Villavicencio nuestras viejas colectivas puedan ser reemplazadas por modernas flotas de buses movidas con electricidad, que solo se detendrán en los lugares autorizados, con caja de recaudo única para que los conductores no tengan que manejar dinero y basado en la tecnología.

Los británicos manifestaron su intención de seguir acompañando el proceso de implementación, pero será necesario que ciudadanos y gremios estemos atentos de su desarrollo pues, con la inversión de 1,2 billones de pesos, que es lo que se necesita para hacerlo realidad, sería muy fácil que el documento se engavetara, se disolviera en el tiempo y quedarnos con las ganas de un sistema moderno de transporte.

La movilidad sostenible de la ciudad, así como el acueducto, son dos de los grandes desafíos en materia de desarrollo que tenemos como villavicenses y, al menos en el primero de ellos, parece ya haber una senda para recorrer.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter