Arley: “cálmate ventarrón”

Arley Gómez, diputado del Meta

Aunque la hizo famosa el comic del Hombre Araña, la frase en realidad la pronunció Franklin D. Roosevelt dos días antes de morir: “todo poder conlleva una gran responsabilidad”. Cada vez que de alguna u otra manera incidimos sobre las demás personas, así sea del modo más sencillo, es necesario meditar en la gran responsabilidad que tenemos al ejercer esa “autoridad”.

Nos pasa con frecuencia a los medios de comunicación, opinadores o ‘influencer’, algunos de los cuales no miden el poder de informar u opinar ante una sociedad, en un mundo globalizado.

Unos y otros van expresando ideas o publicando contenidos sin la mínima verificación de datos o fuentes de información y más llevados por el apasionamiento que por la reflexión seria de los acontecimientos.

El entusiasmado Arley Gómez, quien se estrena como diputado del Meta, debería hacer
este tipo de cavilaciones porque ya son varias las salidas en falso que, de continuar, afectarán la credibilidad de sus denuncias en el futuro.

Primero, fue tratar de echar a todos los periodistas regionales en la misma bolsa de corrupción que, según él, hay en el Meta. Calificó como “periodistas de bolsillo”, a los “periodistas importantes”.

Debe saber el diputado que muchos medios hacemos periodismo responsable con las limitaciones que hay en el oficio. Arley corrigió después. Luego, fue proponer una moción de censura contra el director del Instituto de Turismo del Meta, que resultó improcedente y que debió retirar de la Asamblea al siguiente día; y finalmente, una denuncia por una supuesta contratación en el Parque Malocas con motivo de la feria, que terminó siendo un aporte de Corcebullanos y en nada comprometía al Instituto de Turismo. “(…) A pesar de ser ingeniero nunca he hecho un contrato y no tengo ni idea cuál es el procedimiento (…)”, terminó admitiendo. Grave.

Al lograr más de 127.000 votos, que sin duda recoge el inconformismo contra la clase dirigente tradicional, Gómez debe ser consciente de que adquiere un gran poder para influir no solo entre sus electores sino en el resto de personas que lo ven en sus redes sociales, su gran plataforma. Su responsabilidad será, en consecuencia, que cada palabra y denuncia sean medidas con juicio, pues ya no es un ciudadano común y corriente que se grita con otro en la calle, sino una figura pública con poder político, de hecho, Periódico del Meta lo eligió como uno de los personajes del año en el 2019. Lo invitamos a que tome ese poder, aproveche esa atención que ya tiene, rompa el unanimismo y haga el control político serio que tanto necesita el departamento del Meta.
Director