Avistamiento de aves toma vuelo en Cubarral

Un encuentro con la naturaleza es lo que ofrece el aviturismo en el municipio de Cubarral, Meta.

El vuelo, coloridos plumajes y el canto de algunas aves endémicas de los Llanos Orientales, es lo que ofrece el aviturismo en el municipio de Cubarral  a los “pajareros“ interesados en observar e identificar aves en su hábitat natural.

Y es que en este paraíso natural, ubicado apenas a 60 kilómetros de Villavicencio, se encuentra un pulmón de reserva conocido como Aguas Claras. Allí, el turista puede observar  a lo largo de 2.5 kilómetros de extensión gallitos de roca, gansos del orinoco, el guamuco, la pava hedionda, el trogón, el paragüero, patos e íbices, entre otras especies, que crean un espectáculo de formas y colores que contrastan con el verde del Llano y que le permiten al viajero estimular los sentidos.    

Otro lugar por descubrir para los aficionados al avistamiento de aves es la reserva Las Palmeras, ubicada a 1.600 metros sobre el nivel del mar. En este sitio, rodeado de espesa vegetación, maleza, arroyuelos y algunas cascadas se podrá avistar el Loro Orejiamarillo, que en estos momentos se encuentra  amenazado y está en un proceso de protección que adelantan Cormacarena, la Universidad Distrital y la fundación Cañón del Guatiquía.

Elvis Felipe Quintero Quintero, estudiante de tecnología en guianza turística y un reconocido pajarero del Meta, manifestó  que aunque en Cubarral el aviturismo está apenas despegando, algunas empresas dedicadas al ecoturismo ya lo ofrecen entre sus servicios. 

Una de esas empresas es Travesía Aventura, que opera en el municipio de Cubarral. Desde el 2012,  con la ayuda  del Gobierno municipal y dedicados a la conservación y el turismo sostenible, esta empresa  intensificó la atención a los turistas interesados por esta actividad, que se desarolla desde tempranas horas de la mañana.

“Por lo general, el avistamiento de aves se hace desde muy temprano. La idea es aprovechar los rayos del sol para observar las aves, escuchar sus cantos y deleitarse con sus hermosos colores.”, señaló, Elvis Quintero Quintero.

Este joven, oriundo de Tebaida, Quindío, ha tenido la oportunidad de ver revolotear  las aves durante los últimos años. Ha reportado cerca de 400 en Cubarral. Antes lo hacía por curiosidad, ahora lo hace porque es una pasión de la que vive.  

“Las salidas para el avistamiento de aves se hacen con un grupo de mínimo cuatro personas. Sólo requieren el uso de binoculares, cámara fotográfica, una actitud positiva y las ganas de vivir una experiencia inolvidable en este paraíso natural”, explica.

“El aviturismo es una alternativa turística, que además de fortalecer al municipio como destino, también involucra a las comunidades locales, que se convierten en proveedores de servicios hospedaje y alimentación para los observadores de aves”, añade.

Publicidad