Bochornosa violación de cuarentena dejó por fuera a empleadas de la alcaldía

Villavicencio

Una fiesta del sábado en la noche, realizada en un edificio del exclusivo sector de El Caudal de Villavicencio, y en la que habrían participado tres jóvenes funcionarias de la administración municipal, las dejó este domingo por fuera de la Alcaldía al violar la norma de aislamiento obligatorio.

El pasado Jueves Santo otro grupo de «rumberos» violó las normas de sanidad, realizando una fiesta con licor, drogas, prostitutas y armas ilegales, en una finca de Pompeya, a las afueras de Villavicencio.

Le interesa también: ¿Quiénes eran los dueños del bacanal en Pompeya?

La reunión del barrio Caudal, al parecer organizada por el reconocido empresario, Mauricio López, en compañía de otros dueños de negocios en Villavicencio, no solo rompió las normas sanitarias vigentes al reunir varias personas en un mismo sitio, sino que causó molestia entre los vecinos del lugar que tuvieron que llamar a la Policía para tratar de controlar el desorden causado.

En redes sociales circularon los vídeos de las denuncias en las que aparecen las luces encendidas de la terraza del edificio, con música a alto volumen, y en otras publicaciones, las funcionarias implicadas subieron fotografías de la fiesta que fueron rápidamente borradas cuando en la mañana del domingo se conoció el bochornoso incidente.

Se trata de funcionarias cercanas al alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, entre las que estarían la jefa de control interno, María Fernanda Díaz; la directora del Instituto de  Turismo, Carolina López, y la asesora del despacho, Johana Chaparro: «a partir de denuncias sobre funcionarias de la administración municipal relacionadas con posibles hechos de incumplimiento con medidas de aislamiento, estas serán retiradas de su cargo de manera inmediata», dijo el mandatario a través de un boletín de prensa.

Periodicodelmeta.com se comunicó con los números telefónicos de las implicadas, pero durante todo el día, las llamadas entraron en correo de voz.

“Los funcionarios de la administración pública son servidores de la comunidad, por lo tanto, deben dar ejemplo. Deben saber que incumplir con las medidas que se han establecido para toda la ciudadanía por igual, trae consecuencias. Por eso les he pedido su renuncia”, precisó Harman, en el comunicado.

La queja de los vecinos también se extendió a las unidades de Policía del cuadrante respectivo, quienes pese al evidente estruendo de la música y a la reunión que violaba las normas del aislamiento, no impidieron que la fiesta continuara hasta altas horas de la madrugada, al parecer porque el vigilante del edificio les impidió la entrada.

El coronel, Luis Quintero, comandante de la Policía Metropolitana de Villavicencio, dijo que las medidas son de estricto cumplimiento para toda la comunidad sin ninguna excepción ,y que los patrulleros levantaron un informe con copia a la Fiscalía General, como se acostumbra en estos casos.

El oficial recordó que se trata de una propiedad privada, por lo que se necesitaría una orden de allanamiento en ese momento para ingresar al apartamento donde se llevaba a cabo la fiesta, y donde finalmente los policías no pudieron entrar.

Mauricio López, dueño de la reconocida discoteca ‘Los Capachos’ en la capital del Meta, había sido noticia el 21 de marzo pasado porque fue uno de los primeros empresarios en autoaislarse y cerrar al público su discoteca, manteniendo el pago de la nómina a los empleados, e invitando a los villavicenses a obedecer las normas de aislamiento para prevenir el contagio por la Covid-19.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1220048135003572&id=913158652115380