Buscan que el agro sea limpio en Meta

Las buenas prácticas puestas en ejercicio en los tres municipios por los 60 campesinos, harán más sostenible el suelo en esa parte del piedemonte llanero.

Presentaron Manual de Buenas Prácticas en el Desarrollo de actividades Minero Ambientales en el piedemonte llanero.

Con la participación de integrantes de diferentes comunidades de Acacías, Guamal y Cubarral se presentó el primer Manual de buenas prácticas en el desarrollo de las actividades minero ambientales en el Meta, realizado en una alianza entre Cormacarena y Ecopetrol.


El Manual es el resultado de los talleres de formación ambiental que se llevaron a cabo por parte de la autoridad ambiental del Meta, con los habitantes de los municipios pertenecientes a las fuentes hídricas cercanas a las áreas de interés de la estatal petrolera.


Dentro del análisis de la información recopilada, se logró establecer una priorización de seis sectores productivos agropecuarios: café, cacao, maracuyá, piscícola, porcícola y ganadería; a partir de allí se realizaron las 16 Escuelas de Campo (ECAS) de dichas áreas productivas.


El objetivo también fue fortalecer las Buenas Prácticas Agropecuarias y en las ECAS participaron 60 campesinos de los tres municipios quienes recibieron capacitación teórica y práctica en un proceso recíproco de aprendizaje certificado por la Universidad de la Amazonía.


Durante los talleres, los beneficiarios aprendieron a potencializar los recursos propios de la región, por lo tanto, el enfoque fue primordial para la producción agropecuaria, así, campesinos acacireños, guamalunos y cubarraleños emprendieron proyectos productivos, entre ellos la porcicultura.


Las guías de buenas prácticas de los sectores productivos priorizados abarcan todo lo relacionado para la ejecución productiva de estos cultivos, desde sus fundamentos jurídicos, permisos, sistemas de plantación, fertilización, criadero, beneficio, recolección y tratamiento de residuos generados en los procesos y su aprovechamiento de forma sostenible de las afectaciones al medio ambiente y la salud, formulando medidas de control y mitigación en cada una de las etapas del proceso.
El desarrollo del estudio también permitió elaborar la cartografía base que identificó la transformación de los ecosistemas en el área del proyecto correspondiente a los municipios mencionados, así mismo, se realizó la caracterización sectores productivos esas poblaciones del área de interés Ecopetrol CP09 (575 m.s.n.m).


Fueron analizadas características como hidrografía, fauna, flora, comercio, usos del suelo, áreas protegidas, economía, acueducto y alcantarillado de los sectores productivos agropecuarios y comunidades que se encuentran asentados y realicen actividades por encima de la cota 575 m.s.n.m. que es el área exploratoria del CPO9.


La comunidad asistente a la presentación del Manual agradeció las capacitaciones, pues para ellos, efectivamente, los programas potencializaron la producción en sus fincas.


Así lo aseguró Claudia Patricia Tabares, habitante de la vereda Montecristo, del municipio de Guamal, quien también indicó que durante los procesos de capacitación se comprendieron las bondades del agua y el cuidado, que desde la producción agrícola, se debe tener para mitigar daños medio ambientales.


Por su parte, Gildardo Riaño, ingeniero ambiental de Cormacarena, quien apoyó el proceso con los campesinos de la región, aseguró que con las Escuelas de Campo se buscó no sólo el acompañamiento financiero y teórico, sino retroalimentativo para las partes involucradas, por lo tanto, todos los talleres tuvieron espacio de participación práctica.


Por su parte, Yanet García, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Pradera, en Acacías, resaltó la importancia del trabajo social con las comunidades, pero aseguró que hasta el momento no se ha efectuado la socialización de los impactos medio ambientales que tiene las exploraciones y explotaciones petroleras que actualmente se ejecutan en este municipio.