Consulta Anticorrupción: Faltó poco pero no pasó

La Consulta Anticorrupción no pasó el umbral en el país y dejó varias lecciones. Foto: Periódico del Meta

Hugo García/Cortesía El Espectador

Perder es ganar un poco. La famosa frase de Francisco Maturana les cae como anillo al dedo a los resultados de la consulta anticorrupción realizada ayer en el país, la cual no alcanzó el umbral mínimo requerido para su aprobación de 12’140.342 votos, pero que, sin embargo, obtuvo un número de apoyos considerable tratándose de la primera vez que se implementaba este mecanismo de participación popular, los cuales bien pueden considerarse como un claro mensaje de los colombianos a la clase dirigente de que llegó la hora de pensar en reformas serias y de fondo que hagan de verdad transparente el ejercicio de lo público: 11’671.420 millones de votos, escrutadas el 99,98 % de las mesas, muy cerca de la meta exigida.

Un resultado que anoche mismo reconoció el presidente Iván Duque, quien en una alocución radiotelevisada al país manifestó que, sin importar lo sucedido en las urnas, quedó claro que Colombia no aguanta más corrupción y que esos votos envían un mensaje de rechazo al permanente saqueo de los recursos públicos. “La lucha contra la corrupción no tiene tinte ni color político, no tiene partido ni ideologías. La lucha contra la corrupción es un deber moral que nos corresponde a todos y todos debemos contribuir: el Gobierno, los partidos, el sector privado, los ciudadanos, las entidades de control, el Congreso (…). La indignación del país frente al robo de los dineros de todos, frente al despilfarro, frente al desgreño, frente a la politiquería y al clientelismo, es un sentimiento generalizado que compartimos todos”, dijo.

En este sentido, el primer mandatario instó al Congreso a respaldar el paquete anticorrupción que radicó el Gobierno un día después de su posesión. “He invitado a todos los colombianos a que hagamos un Pacto por Colombia. Este acuerdo nacional no puede dejar de incluir un pacto contra la corrupción. Por esa razón, invito a los congresistas, de todos los partidos políticos, a responder a este clamor ciudadano, al hastío de nuestros compatriotas, con la rápida aprobación de este paquete y la identificación de nuevas reformas. No podemos darnos el lujo de descansar un solo minuto en esta lucha. Es lo mínimo que esperan los colombianos del Congreso después de hoy”. Y anunció, además, que en los próximos días presentará, junto con la Procuraduría, un proyecto en el cual, entre otros, “se consagrará la responsabilidad penal de las personas jurídicas para endurecer las sanciones a empresas que pretendan corromper funcionarios”.

Las palabras del jefe de Estado coinciden con la postura de los promotores de la consulta anticorrupción, quienes al cierre de la jornada de ayer consideraron que, a pesar de no haber alcanzado el umbral, la cifra de apoyos alcanzada implica un mandato “claro y contundente” al Gobierno y al Congreso para que saque adelante cada uno de los siete puntos de la convocatoria, que iban desde el recorte de salarios de los altos funcionarios del Estado, incluidos los congresistas, hasta la eliminación del beneficio de casa por cárcel y el embargo de los bienes a los condenados por corrupción. Además, se buscaba limitar a no más de tres períodos para elegirse en una corporación pública y obligar a los parlamentarios a rendir cuentas y hacer público su patrimonio. También buscaba transparentar la contratación con el Estado y prohibir que empresas condenadas por sobornos u otras prácticas de corrupción pudieran tener contratos con el sector público.

La senadora Claudia López, una de las impulsoras de la iniciativa popular, anunció que este martes, a las 11:00 de la mañana, se radicarán ante el Legislativo las normas y los proyectos que darían desarrollo a esos siete mandatos. “Todos los colombianos estaremos vigilantes de que cumplan y aprueben los mandatos sin cambiarles una coma y sin meterles un solo mico (…) Hoy se ha estrenado la Constitución del 91 y demostramos que el voto libre sí puede derrotar la corrupción en Colombia. Esta victoria contundente de la ciudadanía le da un mandato claro al Gobierno y al Congreso, que tuvieron una votación inferior a la que hoy recogió la consulta”, advirtió.

A la hora de buscar explicaciones de lo cerca que se estuvo de superar el umbral, se puede hablar de indiferencia, cansancio ante tantos procesos electorales en los últimos meses, falta de pedagogía, campaña en contra efectiva o, de pronto, resignación. Lo cierto es que ahora la continuidad de la lucha contra la corrupción se centra en el mismo Congreso, mismo que nunca ha querido reformarse, sólo que ahora los más de 11 millones de la consulta anticorrupción significan una presión ciudadana que quiere ver cambios en las prácticas y en las estructuras que están obstaculizando el logro de mayores resultados en la lucha contra ese flagelo. Para ello, concluye Transparencia por Colombia, se requieren reformas al sistema político permeado por la trampa, un sistema judicial que debe ser más efectivo en la lucha contra la impunidad y que se acabe con el clientelismo en el empleo público y la contratación.