Covid -19, un espejo que golpea la economía

El impacto económico golpeará la cadena productiva del país.

Por David Mora

Economista y docente universitario

El columnista de Periódico del Meta, desde su perspectiva, hace un balance del impacto económico que deja la pandemia hasta ahora.

 

El Covid – 19 o coronavirus desató una crisis mundial de salud que ha dejado más de 126.000 muertes, pero que también está costando una fuerte crisis económica, que, de no atenderse correctamente aumentará la propagación del problema inicial. No olvidar que la base de la vida social se mueve a través de la base material, el trabajo que hoy está paralizado; sin este, no hay recursos económicos ni producción de bienes materiales que permitan atender correctamente la crisis.

En cada país la llegada del virus va a tener efectos distintos, su desarrollo y contención dependerá de un sin número de variables que reflejan la estructura productiva y social de cada nación. Algunas de estas variables se expondrán a continuación para el caso colombiano:

Contagio y velocidad

El primer caso en Colombia fue el 6 de marzo,  y cinco semanas después llevábamos 2.852 casos, 112 muertos y 319 recuperados, ubicándonos en el puesto 21 entre los países con más casos positivos en el mundo, con una tasa de mortalidad del 3.93% cercana a la de EE.UU (el país con más contagios) y una tasa de recuperados del 11,19% superior a la del mismo país. De acuerdo a organizaciones de salud, el Gobierno Nacional se demoró en tomar las primeras medidas de control, como cerrar 17 días después del primer contagio las fronteras aéreas permitiendo la llegada sin control de 108 casos, el 80% del total de contagios nacionales del momento.

Sistema de salud

Del sistema de salud colombiano es voz populi las enormes falencias que tiene por la intermediación financiera en la prestación del servicio, haciendo de un derecho fundamental un cruel negocio privado;  facilitando enormes deudas de las EPS con las clínicas y hospitales tanto públicos como privados, que suman más de $10 billones de pesos según el último informe de la Asociación Colombiana de Clínicas y Hospitales y, que además incentiva la flexibilidad contractual con el agravante de no garantizar la protección en bioseguridad necesaria para afrontar la pandemia. Con toda razón protestan los trabajadores de la salud luego de la muerte de dos médicos por causa del contagio epidemiológico y que se resume en lo expresado por la Federación Médica Colombiana, “Médicos fallecidos no son héroes sino mártires, esas muertes eran prevenibles” (https://bit.ly/3emyV5m).

Ciencia y tecnología

A los estudiantes les tocó hacerle un paro nacional al gobierno Duque en 2018 para exigir, entre otras, una inversión de $300.000 millones a Colciencias luego de los reiterados recortes y, para no ir tan lejos, duramos varados una semana por el daño de una de las máquinas encargadas de hacer una parte del proceso para la detección del Covid-19 que no se podía arreglar ni cambiar con facilidad, porque “la máquina de extracción es de origen alemán y la única solución en el momento es cambiarla. Solución que en este momento no es posible porque el país que fabrica esta tecnología ha cerrado sus puertas a la exportación debido a la pandemia», como expresó Martha Ospina, directora del Instituto Nacional de Salud (https://bit.ly/2Vpjxg5). He aquí la importancia de invertir en ciencia y tecnología.

Ahorro extranjero

La dependencia del ahorro extranjero mostró la gran vulnerabilidad del país, el peso colombiano es la moneda más devaluada del mundo, rondando el 20% durante año; esto, como resultado de la repatriación de capitales internacionales hacia su casa matriz en EE.UU. Dejando en evidencia la débil estructura productiva, pues no es lo mismo depender de la producción mineroenergética y de aguacates que, garantizar la soberanía alimentaria y tener un fuerte desarrollo industrial, lo cual determina las relaciones de producción, la tasa de desempleo, la informalidad y la pobreza.

Así se entienden las cifras del Observatorio de Coyuntura Económica de la Universidad de los Andes (https://bit.ly/3b6Bmat), el cual indica que 22,3 millones de empleados están en estado de vulnerabilidad laboral, divididos en dos grupos – según las restricciones de movilidad impuestas por la emergencia -, 12,7 millones en menos vulnerables y 9,6 millones en más vulnerables, con un total de ingresos laborales mensuales de $14,2 billones y $8,4 billones respectivamente.

Carácter soberano de la política macroeconómica

El Gobierno Nacional y el Banco de la República han sido lentos en tomar decisiones de orden fiscal, monetario y comercial, y mantienen las fracasadas recetas neoliberales; como si pidieran permiso internacional por cada decisión que van a tomar. Están más preocupado por las “orientaciones” de las calificadoras de riesgo e instituciones multilaterales como la OCDE, el FMI y el BM, que buscan blindar el sistema financiero internacional, que por hacer todos los esfuerzos para sacar el país adelante.

El Gobierno Nacional ha atendido muy mal la crisis, con excepción de la correcta medida de aislamiento obligatorio. Las “transferencias monetarias” a los sectores vulnerables son muy bajas y no cubren al 100% de la población. A las MiPymes se les ofrece endeudamiento para “garantizar” el empleo, mientras a los bancos se les inyecta liquidez con lo que ganan intereses a costa de préstamos con dineros públicos, de los entes territoriales.

Al sector agropecuario le responden con mayor liberalización económica, bajando aranceles y deteriorando así la golpeada producción; mientras se piden préstamos al FMI lo que aumentará la deuda pública que ronda el preocupante 50% del PIB, teniendo la posibilidad de financiar la crisis con reservas colombianas inactivas en el exterior, grandes créditos con emisión e inversión directa al sector real por parte del Banco de la Republica, inversión de utilidades de empresas públicas, eliminación de exenciones tributarias a la grandes empresas y refinanciación de la deuda pública, como ha propuesto con todo detalle el senador Jorge Robledo (https://bit.ly/2VvzXDw).

Luego de esta larga y necesaria cuarentena, el país se está dando cuenta que el Covid – 19 nos refleja en nuestro propio espejo, un espejo que golpea, el que han construido “los mismos con las mismas”.