Represamiento en bocatoma deja indefinidamente sin agua a Villavicencio

Como se tenía previsto, la capital del Meta enfrenta una dura crisis por el abastecimiento de agua, debido esta vez al invierno. Un derrumbe sobre Quebrada La Honda, de donde se surte del líquido la mayor parte de la ciudad, represó el afluenter y la ocatoma se saturó de lodo y piedras, haciendo inviable el suministro.

“La suspensión del servicio se mantiene desde la noche del martes porque solamente está llegando lodo a la bocatoma del acueducto, lo que tiene a la planta de tratamiento de La Esmeralda sin el líquido”, dijeron fuentes de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAV).

El gerente de la empresa, Jacobo Matus, dijo el miércoles en la tarde, al término de un sobrevuelo en helicóptero, que efectivamente el derrumbe es gigantesco y genera un peigroso represamiento.

“Con el equipo técnico vamos a analizar la situación y empezaremos a tomar las acciones. Evidentemente tendremos que ir hasta la zona lo cual será muy difícil porque el acceso es bastante complejo”, dijo Matus.

Matus reiteró que el lodo es consecuencia de los siete derrumbes registrados aguas arriba de la bocatoma, que fueron detectados durante el último sobrevuelo por la zona y es posible que exista un represamiento del afluente.

El funcionario aseguró que  como hecho anormal en la zona, la quebrada ha desviado su cauce hacia la margen derecha y se requiere que vaya hacia la izquierda, por lo que está bajando solamente lodo, y por ello solicitó de nuevo la comprensión a la ciudadanía, porque todas estas interrupciones no han permitido tener un flujo adecuado en la prestación del servicio.

 

Agregó que la situación empeora porque las suplencias de Puente Abadía y Bavaria, dos plantas que empiezan a surtir de agua a la ciudad cuando Quebrada La Honda sale del servicvio, esta vez también estan fuera de servicio porque el invierno también derrumbó dos viaductos de la infraestructura.

 

“Se trabaja a marchas forzadas para terminar esos trabajos de  reconstrucción y reposición de las tuberías que fueron derribadas por los derrumbes de hace una semana”, explicó.  

Personal y maquinaria de la EAAV están en el sector afectado haciendo los trabajos correspondientes durante las 24 horas del día para solucionar en el menor tiempo posible el nuevo inconveniente en la bocatoma.

La semana pasada periodicodelmeta.com había alertado sobre la posibilidad de un racionamiento de agua en Villavicencio porque la situación en la zona de bocatoma era más compleja de lo habitual debido a las fuertes lluvias y a la fraglidad del sistema.