Sena pide emplear a personas con diversidad funcional

A finales de este año, 16 personas ciegas o con diversidad funcional visual se van a graduar de técnicos en Asistencia Administrativa y seis personas sordas o con diversidad funcional auditiva se van a graduar de tecnólogos en Producción Multimedia, en la sede del SENA de Villavicencio.  

Para llegar hasta este punto, se ha tenido que realizar un arduo trabajo de inclusión y sensibilización que ha incluido clases de lengua de señas para los empresarios que quieran participar en la creación de empleo para personas con diversidad funcional, según explica Pedro Abel Medina, coordinador de proyectos del Sistema de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación (SENNOVA) del SENA.

 Sin embargo, Medina explica que, si bien la respuesta de las compañías ha sido positiva en los seis meses de práctica que tienen que realizar los estudiantes para poder graduarse (etapa productiva), a la hora de generar empleo, no hay compromisos claros.

“La respuesta de las empresas es buena en la práctica, la respuesta del sordo  también es muy buena, pero la dificultad está en que las empresas no los contratan con un contrato fijo, o sea, después de que se acaba la práctica, hasta ahí llegan”, dice Medina.

Por eso, el próximo 27 de mayo, en las instalaciones de la Cámara de Comercio de Villavicencio y con el apoyo de la Gobernación del Meta, el SENA realizará un evento de sensibilización al que está convocando a empresas e instituciones que estén interesadas en crear empleos para los estudiantes con diversidad funcional que están a punto de graduarse de sus programas.

Ese día, además de las muestras culturales y de la presentación de un proyecto empresarial que vienen desarrollando estudiantes, se presentará una charla de Samuel Valencia, un hombre que, pese a ser sordo y ciego, tiene estudios universitarios en Psicología. A partir de esta historia de vida, se espera hacer entender un mensaje que Medina tiene muy claro, ya que él también perdió la audición cuando era niño: “Un sordo puede. Un ciego puede. No los miremos desde su limitación, mirémoslos desde sus habilidades, que son mejores, porque cuando se pierde un sentido, se agudizan los otros”.

También como parte de esta iniciativa de inclusión, a mitad de año el SENA abrirá cupos para cursos complementarios para sordos en áreas que están por definirse. Y para el 2017, se espera que 16 estudiantes con diversidad funcional auditiva se gradúen de tecnólogos en Gestión Documental.