De proyectos y planes

Iván Duque es el primer presidente que asiste a la Feria Expomalocas de Villavicencio.

Los ocho puntos planteados al presidente Iván Duque por la delegación metense, encabezada por el gobernador Juan Guillermo Zuluaga, durante la reunión de Casa de Nariño el martes de esta semana, no pueden quedarse en otro saludo a la bandera.

Cada uno de esos proyectos debería convertirse en una meta del Plan de Desarrollo del departamento e incorporarlo a las gestiones gubernamentales de primer orden.

Existe el guiño casi que público del mandatario nacional para al menos dos de ellos: uno, un aporte de 40.000 millones de pesos para el mejoramiento o construcción del aeropuerto de Villavicencio, y un segundo compromiso para la construcción del nuevo hospital departamental para Villavicencio.

En ambos casos, tanto el presidente como el gobernador, han anunciado recursos importantes para poderlos sacar adelante, por lo que, insistimos, no pueden paralizarse por falta de gestión o porque sus proyectos se quedan en los anaqueles.

Las otras seis propuestas (que desarrollamos en esta edición) abren una posibilidad de desarrollo inmensa al Meta y tiene que ver, por ejemplo, con el positivo anuncio de Duque hizo en el sentido de iniciar las obras de la Malla Vial del Meta en marzo próximo.

Se trata de uno de los tres macroproyectos viales más trascendentales para la Orinoquia, pero que, aunque se firmó en 2015, no ha avanzado por cuenta de un tribunal de arbitramento.

Los llaneros nos cansamos de que nuestros dirigentes hablen en redes sociales en contra del gobierno nacional; vociferen en los medios locales sobre el maltrato de la capital hacia las regiones; exijan atención política, y vayan a tomarse fotos a Bogotá muy sonrientes con los presidentes de turno, durante los eventos sociales.

Creemos que en este momento hay interlocución directa y válida con un mandatario nacional que, a la fuerza de la protesta social, abrió su despacho y está oyendo a las regiones y a sus habitantes.

La Conversación Nacional desarrollada el viernes de la semana pasada en el colegio Francisco Arango de Villavicencio en la que Duque habló con representantes de diversos sectores de la sociedad, es otro ejemplo de la interlocución directa de Presidencia.

Hoy, estos ocho proyectos puestos sobre la mesa, se pueden articular los planes de desarrollo local y que los mismos puedan ser financiados y empezarse a hacer realidad a corto plazo. De ahí lo valioso que es que la construcción de esos documentos se haga conjuntamente con las comunidades. Los ciudadanos no pueden ser desinteresados a la hora de participar en las reuniones de los Planes de Desarrollo y buscar que sus objetivos estén acorde con esos grandes proyectos planteados para el departamento y sus municipios.