Debate en el Concejo enfrentó al concejal Felipe Harman y al gerente de la EAAV, Jaime Jiménez

Jaime Jiménez Garavito, gerente de la EAAV en el centro.

Protagonizaron un intercambio intenso de acusaciones en torno al Acueducto de la ciudad.

Un duro debate entre el concejal Felipe Harman del Polo Democrático y el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), Jaime Jimenez, alrededor del acueducto de la ciudad, se dio la mañana de este viernes en el Concejo, donde hubo señalamientos de actos irregulares en el manejo que se les da a los recursos de la entidad.

El concejal Harman formuló 16 preguntas al gerente de la EAAV en las que pidió un informe detallado de la operatividad, gestión y recursos invertidos durante las emergencias que se han presentado en los últimos años en la Bocatoma de Quebrada La Honda, así como las posibles soluciones que se han planteado y los recursos que se prevé se invertirán para darle una solución definitiva a la frágil infraestructura del Acueducto de la capital metense.

Al inicio de su intervención, el gerente de la EAAV entregó un detallado informe de los ingresos y gastos que ha tenido la entidad durante los años 2015-2017 y 2018, así como los contratos que ha ejecutado. Posteriormente, Jiménez  cuestionó al cabildante sobre  los términos que utilizó para describir la actual infraestructura del acueducto de Villavicencio, y a su vez, le recordó que en materia de ingeniería ninguna obra es 100 por ciento segura o está exenta de sufrir daños, en especial ocasionados por la fuerza de naturaleza, como lo que se han  registrado en los últimos años en la Bocatoma de Quebrada La Honda, de donde se abastece de agua a la ciudad, esto como respuesta a los duros señalamientos que el concejal del Polo Democrático le hizo a lo largo del debate.

Jiménez, también hizo énfasis en que a través de los años se han realizado diferentes estudios para establecer una zona donde se podría construir un acueducto alterno y los resultados siempre apuntan a lo mismo: “la bocatoma necesariamente va a quedar en el cauce de un caño o de un río y todos los caños que se ubican en este tramo de la cordillera oriental, la más joven del mundo, son inestables”, dijo.

El funcionario explicó el por qué no se ha podido invertir recursos en los tramos que han sido afectados en época de invierno. De acuerdo con Jiménez, el contrato 112 suscrito en el 2011 por la Empresa de Servicios Públicos del Meta (Edesa) para construir un nuevo acueducto y mitigar, al menos en buena parte la fuerza devastadora de la naturaleza en los puntos neurálgicos que se habían identificado, lastimosamente fracasó.

Hay un proceso jurídico en curso y eso nos tiene en graves aprietos, porque no solamente no hemos podido disfrutar de esa obra sino que también en los últimos años las fallas han ocurrido, la mayoría, en esos sitios como estaba previsto, pero también tenemos el problema que no podemos invertir ahí en esos tramos, porque ya hay un contrato y esto causaría un detrimento patrimonial al municipio”, señaló Jiménez.

Recordó que por este motivo solo se puede hacer mantenimiento y algunas obras menores que buscan proteger los tramos de tubería en los sectores afectados.

El gerente de la la EAAV manifestó que las soluciones que plantea la empresa para superar los traumatismos que se tienen en la bocatoma son la construcción de una bocatoma alterna, de la cual ya se tienen estudios hidrológicos de la cuenca de Quebradablanca, de igual forma un análisis hidrológico, la morfometría y la modelación hidráulica entre otros que se han realizado.

Otra alternativa que maneja la EAAV, es captar agua del río Sardinata, pero según el gerente esta valdría cerca de 250 mil millones de pesos, recursos que ni la Alcaldía ni la gobernación pueden garantizar. Igual sucede con la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales cuyo valor se estima en 400 mil millones. “Por eso lo que proponemos es una solución factible que esté en unas cifras accequibles, una bocatoma alterna por si falla Quebradahonda , tenemos Quebradablanca, que es la que estamos proponiendo que junto con Bavaria y Puente Abadía tendríamos el 100 por ciento del agua.