Después de 37 años de espera, Montecarlo Alto tiene alcantarillado pluvial

“Esta calle era supremamente inundada, todas las cosas se me perdieron, las camas me balseaban de tanta agua, me tocaba salir de mi casa para conseguir ayuda y así sacar el restante de agua y no había nunca una solución porque los anteriores presidentes de Junta y gobiernos no servían para nada. Hasta ahora vemos una luz con las acciones de Héctor (Sabogal) y el Dr. Wilmar (Barbosa Rozo), quien ha sido el único que nos ha traído solución a nuestro largo problema de 37 años, la construcción del acueducto e instalación del alcantarillado pluvial”.

Así de contundente pero emocionada y con lágrimas en su rostro, recordó doña Zulma Bernate la problemática que padecía en el barrio Montecarlo Alto de Villavicencio, desde cuando llegó al mismo en 1980.   

Con 660 metros lineales de tubería, el Gobierno municipal logró brindar una solución que por décadas la comunidad de ese sector venia añorando; a los cuales se sumaron 14 pozos de inspección, 29 sumideros y la recuperación de la vía con 361,5 metros cuadrados de pavimento rígido, que permitió entregar una vía totalmente nueva.

Con ello, el Gobierno municipal garantizó la tranquilidad de aproximadamente 2.800 habitantes de ese sector de la Comuna Ocho de Villavicencio, que como doña Zulma sufrieron en innumerables ocasiones las inclemencias del invierno por no contar con alcantarillado pluvial.

Por su parte, Elias Baquero Parrado, habitante de Montecarlo Alto,  expresó con euforia que es el mejor regalo de Navidad que le pudieron haber dado, “¡Por fin! llegó esta época tan linda y no nos vamos a inundar, nuestras familias ya pueden visitarnos sin la preocupación de que llueva y el polideportivo no va ser la laguna del barrio, estoy muy contento, gracias al Gobierno municipal”. 

El alcalde Wilmar Barbosa Rozo expresó con emoción la alegría que sintió por contribuir con el desarrollo de este sector y ver en los rostros de los ciudadanos la satisfacción del deber cumplido, y la recompensa social que estos proyectos deja dentro de la comunidad. 

“Cada cartelera, cada mensaje, cada una de las familias que nos ha dicho y ha manifestado la importancia de esta obra, argumenta todos los días que cada vez que se toman este tipo de decisiones no son equivocadas. Fueron cinco meses de trabajo y expectativa, porque nadie creía que esta obra iba ser una realidad y hoy iniciando novenas, les mostramos que el inconveniente no eran los recursos, a pesar de lo escaso de los mismos en tiempos de austeridad, estas soluciones son el resultado de la voluntad y el trabajo conjunto para poder concretarlos”, afirmó el mandatario Barbosa Rozo.