El Acuerdo que busca mejorar alimentación en los colegios de Villavicencio

Hace una semana comenzó a socializarse un Acuerdo del Concejo de Villavicencio que, de ser aplicado, sería el comienzo de niños y jóvenes mejor alimentados en los colegios.

Promover la comercialización de productos sanos, equilibrados y nutritivos, reducir los índices de obesidad y morbilidad, así como mejorar los hábitos alimenticios de estudiantes, son los objetivos del Acuerdo 362 del 2018, el cual reglamenta el manejo y manipulación de alimentos en las tiendas escolares en los colegios de Villavicencio, para adquirir buenos hábitos alimenticios.

Le puede interesar: árboles de Villavicencio contaminados con plomo


Estos hábitos consisten en la disminución del consumo de bebidas azucaradas como las gaseosas o jugos procesados y los alimentos “de paquetes”, los cuales tiene alto contenido de sodio y azúcar que a largo plazo producen graves enfermedades como diabetes, hipertensión, infartos y accidentes cerebrovasculares, enfermedades que en la actualidad constituyen el mayor número de consultas médicas y son la principal causa de muertes en el municipio.


La Secretaría de Salud de Villavicencio asegura que se llega a una tasa de más de 225 muertes por cada 100.000 personas, cifra que cada año aumenta, por lo que la meta de es disminuir un punto porcentual por año este índice de muertes por enfermedades crónicas.


En su planteamiento, el concejal Fabián Bobadilla, uno de los autores de la iniciativa junto con su colega Erwin Castellanos, asegura que el acuerdo municipal es importante porque busca, entre otras cosas, que los estudiantes de básica primaria y secundaria de los colegios públicos y privados de Villavicencio, al igual que los de las zonas rurales, coman alimentos saludables.


“Queremos prevenir para no lamentar en el futuro enfermedades como la obesidad, que afecta al 26 por ciento de los niños entre 5 y 12 años en el departamento”, explicó el concejal.


Para cumplir lo que está plasmado en este Acuerdo municipal, las secretarías de Salud y Educación municipal se encargarán de crear los paquetes nutricionales para más de 55.000 estudiantes del municipio, y a su vez hacer seguimiento y control a las tiendas escolares de los colegios de la ciudad para que estas inicien el cambio en los alimentos que actualmente ofertan en sus establecimientos.


“Los alimentos que se comercializarán en las tiendas escolares serán productos bajos en grasas, conservantes, azúcar y químicos, pero que alcancen el mismo nivel de nutrientes que requiere el organismo de los niños y jóvenes que están en edad escolar”, enfatizó el concejal.


En cuanto al cumplimiento de esta normatividad, Bobadilla no dijo si habrá o no multas para los colegios que no acaten la norma, sin embargo, reiteró que el acuerdo no busca obligar a los comerciantes a vender un producto específico sino darle la oportunidad a niños y niñas de Villavicencio de adoptar mejores hábitos alimenticios desde el ámbito escolar.


Socializado


Cerca de 200 personas entre propietarios y operarios de tiendas escolares asistieron la semana pasada a la capacitación orientada por profesionales de la Secretaría de Salud y convocada por la Secretaría de Educación Municipal, durante la cual se explicó la naturaleza del proyecto, manejo, manipulación, nutrición, higiene, salud ambiental, estilos de vida saludable y el protocolo en torno a los temas coercitivos que de ser necesario se empezarán a aplicar próximamente según las disposiciones que establece el Acuerdo.


“Es obvio que temas como este implican una amplia socialización hacia la comunidad educativa debido a que se trata de un proceso cultural, donde nuestra población está asumiendo comportamientos nutricionales contrarios a la realidad que hoy nos muestran las cifras en Villavicencio y el país con altos índices de obesidad y sobrepeso infantil que conlleva a enfermedades cardiovasculares de gran riesgo”, explicó Jorge Daniel Beltrán, secretario de Educación Municipal.
A partir de la promulgación del Acuerdo, unas diez instituciones educativas oficiales y privadas de Villavicencio como los colegios Francisco Arango, Carlos Albán y Francisco José de Caldas, entre otros, han empezado a implementar acciones que permitan que se empiece a distribuir de manera paulatina alimentos y productos saludables y a disminuir la venta de aquellos de alto contenido de azúcar, sal, grasas y químicos.


Por otra parte, Jaiver Prada, exalumno y operador de la tienda escolar del colegio Carlos Albán, dijo que al comienzo fue un poco traumático asumir el tema pero que la estrategia la han venido trabajando desde el año anterior y que iniciaron con la venta de jugo de fruta natural bajo en azúcar a un costo de 500 y 1.000 pesos de acuerdo a las necesidades económicas de los estudiantes. También de otros productos que sean saludables para el consumo de los niños, notando el cambio de actitud de estudiantes.

a normatividad, Bobadilla no dijo si habrá o no multas para los colegios que no acaten la norma, sin embargo, reiteró que el acuerdo no busca obligar a los comerciantes a vender un producto específico sino darle la oportunidad a niños y niñas de Villavicencio de adoptar mejores hábitos alimenticios desde el ámbito escolar.
Socializado
Cerca de 200 personas entre propietarios y operarios de tiendas escolares asistieron la semana pasada a la capacitación orientada por profesionales de la Secretaría de Salud y convocada por la Secretaría de Educación Municipal, durante la cual se explicó la naturaleza del proyecto, manejo, manipulación, nutrición, higiene, salud ambiental, estilos de vida saludable y el protocolo en torno a los temas coercitivos que de ser necesario se empezarán a aplicar próximamente según las disposiciones que establece el Acuerdo.


“Es obvio que temas como este implican una amplia socialización hacia la comunidad educativa debido a que se trata de un proceso cultural, donde nuestra población está asumiendo comportamientos nutricionales contrarios a la realidad que hoy nos muestran las cifras en Villavicencio y el país con altos índices de obesidad y sobrepeso infantil que conlleva a enfermedades cardiovasculares de gran riesgo”, explicó Jorge Daniel Beltrán, secretario de Educación Municipal.


A partir de la promulgación del Acuerdo, unas diez instituciones educativas oficiales y privadas de Villavicencio como los colegios Francisco Arango, Carlos Albán y Francisco José de Caldas, entre otros, han empezado a implementar acciones que permitan que se empiece a distribuir de manera paulatina alimentos y productos saludables y a disminuir la venta de aquellos de alto contenido de azúcar, sal, grasas y químicos.


Por otra parte, Jaiver Prada, exalumno y operador de la tienda escolar del colegio Carlos Albán, dijo que al comienzo fue un poco traumático asumir el tema pero que la estrategia la han venido trabajando desde el año anterior y que iniciaron con la venta de jugo de fruta natural bajo en azúcar a un costo de 500 y 1.000 pesos de acuerdo a las necesidades económicas de los estudiantes. También de otros productos que sean saludables para el consumo de los niños, notando el cambio de actitud de estudiantes.