El golpe del Covid-19 al Meta

La parálisis económica golpeará diferentes sectores en el Meta.

Por Nelson Augusto López

Consultor

El Meta venía con dos períodos de crisis que ahora se agravan por el golpe del coronavirus. Su economía venía creciendo a tasas superiores al 20% entre 2008 y 2011 por los  ingresos del petróleo.

Fue, entonces, la cuarta economía del país; hasta que la caída de los precios de los hidrocarburos  desde el 2012 lo aterrizó a su realidad: pobremente rico y vulnerable por depender de un producto con precios volátiles.

En 2019, la vía a Bogotá colapsó y ocasionó su cierre total por cuatro meses. Un primer confinamiento obligado. La economía decreció, el comercio, el turismo y el agro entraron en crisis.

Y cuando estos sectores buscaban recuperarse, llegó lo que nadie imaginaba y solo veíamos en los confines de la China: el coronavirus. Segundo confinamiento para el Meta. El comercio cayó más profundo, arrastrando también al turismo.

Es probable que la economía del Meta, que venía decreciendo, entre en recesión. Los ingresos fiscales, incluidos los del petróleo, se han reducido en entidades públicas y empresas. Y otra curva se empina: la del desempleo y la pobreza.

Pero las crisis generan oportunidades. Habrá que replantear los planes de desarrollo de los gobiernos, priorizar el sector social, la asignación eficiente del gasto, especialmente en salud.

Reorientar el turismo; fortalecer la producción de alimentos y las compras institucionales (da pena importar lo que aquí se produce), impulsar los negocios verdes, el biocomercio y el emprendimiento con tecnología virtual.

Positivo que el virus saque a gobiernos, empresas y la academia del confort de la visión clásica del desarrollo. Podría diseñarse una agenda para la recuperación económica y social con un portafolio de proyectos para la gestión de recursos.

El Meta tiene baja capacidad para la estructuración de proyectos, es común la formulación de proyectos pequeños que atomizan los recursos. La esperanza es que el coronavirus nos pellizque a todos para pensar en grande.