El llanero que está tras la Contraloría General

Jaime Alberto Rodríguez Arias, ex candidato a la alcaldía de Villavicencio y ahora a la Contraloría General.

Jaime Alberto Rodriguez Arias es conocido por haber sido candidato a la alcaldía de la capital del Meta  por el Partido Verde y, obvio, por su paso en la presidencia Ejecutiva de la polémica Cámara de Comercio de Villavicencio.

Ahora, haber pasado el primer filtro de la Universidad Industrial de Santander (UIS)  que  seleccionó a 60 de los 109 postulados para suceder a Edgardo Maya en la Contraloría General de la Nación, le abrió a Rodríguez Arias una pequeña oportunidad para llegar a ese, uno de los cargos con más poder en la rama ejecutiva.

Y es pequeña porque justamente por el nivel del cargo se manejan intereses que van más allá de la simple meritocracia. El lobby que se hace en estas instancias deja sin posibilidad a candidatos que, como Arias, pasaron con lujos algunas de las pruebas:

“No me fue muy bien en la prueba de conocimientos, quedé de noveno, con 76 puntos. Pero la verdad es que yo me postulé no por ser iluso. Esto son grandes ligas, inaccesibles para personas del común. Lo hice solo por foguearme”, dice Rodríguez Arias.

Y tiene razón. En la elección se desató una polémica por el cambio que se hizo de una resolución que modificó los requisitos para aspirar al cargo, lo cual  benefició directamente a uno de los postulados: José Félix Lafaurie

“En marzo del 2016 aspiré a la Contraloría Distrital de Bogotá. La convocatoria la hizo el Concejo de Bogotá con la Universidad Nacional. Nos presentamos 272 personas. Yo obtuve el mayor puntaje en la prueba de conocimientos. Lamentablemente el Concejo eligió el puesto 39”, enfatizó el ahora candidato a la Contraloría.

Hoy lunes, en una especie de segunda ronda, el llanero Rodríguez y el resto de candidatos fueron  escuchados en audiencia pública por una comisión especial del Congreso, designada por el mismo Legislativo.

El jueves el Congreso en pleno elegirá al reemplazo de Edgardo Maya.