El ‘Manguito’ que ‘cantará la tabla’

Casi nadie lo conoce como Jonatan Tamayo Pérez. Es más, algunos lo buscaban como ‘Manguito’ en el tarjetón para votar por él. Nació en la ciudad de Medellín y se crió en el barrio San Javier Las Lomas de la famosa Comuna 13, uno de los sectores donde los jóvenes tienen más problemas por la amenaza de las drogas y la violencia.

Su infancia no fue nada fácil debido a la guerra que se vivía en esa época en su sector. Proveniente de una familia humilde, su padre llevaba el sustento al hogar gracias a la venta de frutas en las principales calles y semáforos de la capital antioqueña. Desde ese entonces, recuerda, los clientes de su padre lo empezaron a llamar ‘Manguito’.

Su mamá falleció por un accidente de tránsito y desde ahí tuvo que separarse de sus hermanos y enfrentarse al mundo solitario.

A los ocho años descubrió que su gran talento era trovar: “Es un don que Dios me dio, empecé a trovar en la escuela sobre la guerra y la violencia porque era lo que vivía en esa época”, recuerda.

Siempre con mente de soñador a los 12 años emprendió su viaje a la capital del país, con dos amigos más para presentarse en las audiciones de Sábados Felices. Tras varios intentos y muchas dificultades, logró hacer una demostración de su talento ante las cámaras.

Desde ese entonces su aparición en televisión y su vínculo con el reconocido programa le dio el impulso para crecer como artista, llevando su trova a bares, discotecas y colegios de Medellín.

Gracias a su capacidad para improvisar, iniciaron gira con su agrupación a la que llamó ‘Los Manguitos’, por diferentes lugares del país, como Puerto Boyacá, en donde según él mismo “le trovábamos a los duros y en un fin de semana nos hacíamos hasta cinco millones de pesos”.

A pesar que en ese tiempo su situación económica empezó a mejorar sentía que lo que hacía no era de Dios y no estaba cómodo de alegrar a borrachos en discotecas y bares. “Era una vida rara, vacía y nada nos llenaba”, apunta Jonatan.

Hace 16 años decidió con su agrupación radicarse en la ciudad de Villavicencio e iniciar nuevos proyectos, entre ellos crear empresa. Actualmente, es propietario de diferentes canchas sintéticas en la ciudad. “El progreso del grupo ‘Los Manguitos’ es gracias a la gente del departamento del Meta”, afirma.

La agrupación cambió su estilo de trova, por lo que ahora alegran a los asistentes a través del humor sano sin ridiculizar a las personas que van a escucharlos.

Se considera el trovador más joven de Colombia y hace un año fue ganador, junto a su hijo Ronaldo, de un concurso de humor en Estados Unidos y estuvo como invitado en uno de los programas más vistos en Hispanoamérica el show de ‘Don Francisco’, donde también le trovó al cantante Carlos Vives.

Su inquietud por la política fue por la falta de oportunidades a los jóvenes, deportistas y artistas. A través de su lema ‘Sano es posible’, decidió emprender una campaña por el departamento para reivindicar a la juventud y a quienes hacen cultura.

Y pese a que su hermano Nicolás Tamayo hace dos años decidió lanzarse al Concejo de Villavicencio con el aval del partido Conservador, pero no le alcanzó la votación para llegar al recinto municipal, siguieron buscando esa representatividad.

Su vida dio un giro de 180° el pasado 11 de marzo al ser elegido Senador de la República, gracias a la votación que obtuvo la Coalición Lista de la Decencia. Dicho movimiento obtuvo 523.286 sufragios y ‘Manguito’, que estaba en el tercer lugar de la lista, alcanzó, con 14.885 votos, conseguir su curul en el Senado.

Jonatan Tamayo, bachiller y padre de cuatro hijos, llegará al Congreso de la República y trabajará para ser el mejor representante de los deportistas, artistas, folcloristas, humoristas y de la gente que depositó su confianza a través de su voto.

“Soy la voz de la gente de barrio, estoy rodeado de un grupo idóneo y nuestra primera tarea es que la gente vuelva a confiar en los políticos. El Congreso necesita gente joven que no vaya a dormir en los debates”, dijo ‘Manguito’.

Agregó que desde ya se está preparando para estar de igual a igual con reconocidos políticos como Álvaro Uribe y Antanas Mockus, mientras que con humor dice que al Congreso llegará un “Manguito maduro para trabajar por las oportunidades de todos los metenses. Cuando toque cantarle la tabla a los corruptos lo haré en trova”.