viernes, 21 de junio de 2024
Particulares Pico y placa Viernes 7 y 8

El olvido de ser ríos


RP
Redacción PDM

COMPARTE

El vertimiento de aguas negras de viviendas, lavaderos de vehículos, residuos industriales y lanzamiento de basuras, han convertido a los caños y ríos de Villavicencio en basureros comunales.

La contaminación ambiental la han sufrido directamente los animales. Las garzas, corocoras y alcaravanes que en otras épocas se posaban sobre las piedras del río Ocoa, y en caños como La Cuerera, Buque y Maizaro a buscar peces como alimento; hoy solo se acercan a la orilla de estos afluentes hídricos para refrescarse con agua maloliente y excrementos, ya que peces y organismos acuáticos han desaparecido.


Carlos Parra, veterinario de Cormacarena, explicó que como consecuencia de esta contaminación, las aves, y demás seres vivos que se surten de estas cuencas hídricas, se enferman de parasitismo y su ciclo de vida es más corto.


“Los animales, peces y demás organismos vivientes que tienen contacto con estas aguas, sufren diferentes cambios en su organismo, ya que el entorno en el que habitan ha sido alterado de forma directa, razón por la cual afectan el ciclo de vida de otros seres vivos que están arriba de la cadena alimenticia”, manifestó.


Aunque la corporación ambiental ha hecho un trabajo arduo en los últimos años en las rondas de caños y ríos que han sido ocupados, las campañas no han tenido el impacto esperado pues muchos villavicenses y pobladores de las zonas ribereñas continúan vertiendo aguas negras y desechos en las cuencas hídricas de la ciudad.


Frente a este panorama, Ana María Sendoya, secretaria de Medio Ambiente del municipio, señaló que aunque esta dependencia y Cormacarena realizan campañas, seguimiento y control a los focos de contaminación que afectan las cuencas hídricas del área rural y urbana, la mayoría de caños y ríos de la ciudad están contaminados.


“La Secretaría de Medio Ambiente adelanta una campaña que se denomina ‘mi ciudad limpia porque se lo merece’, en la cual se recogen toneladas de basura y otros desechos orgánicos de las rondas de los caños de Villavicencio, sin embargo, es imposible para las autoridades ambientales controlar este flagelo, que es la principal fuente de contaminación de las cuencas hídricas del municipio”, sostuvo Sendoya.
Las cifras frente a este fenómeno ambiental son alarmantes. El año anterior, según la Secretaría de Medio Ambiente de la capital del Meta, se recogieron 30.000 toneladas de basura solo en un punto crítico de Caño Parrado, mientras que en el Caño Gramalote, fueron recuperadas 13.000 toneladas.


Las fuentes hídricas más contaminadas por residuos inorgánicos en la ciudad son los caños Buque, Maizaro y Gramalote. En estos acuíferos, la Secretaría de Medio Ambiente del municipio ha identificado vertimientos de aguas residuales, lo que ha permitido subsanar en parte la contaminación que sufren a diario.


Otra de las acciones que adelanta la Secretaría de Medio Ambiente del municipio, para reducir la contaminación en caños y ríos de la ciudad, es la revisión de los permisos de vertimientos que son otorgados por Cormacarena, y a la vez, las concesiones de agua que son utilizadas, en su gran mayoría, para fines diferentes para los que fueron permitidas.


“Por no cumplir con estas normas ambientales, han sido impuestos cuatro comparendos en los primeros días del año. Adicional a ello, fueron cerrados tres lavaderos de carros, que vertían aguas residuales en diferentes fuentes hídricas de la ciudad”, informó la secretaría de Medio ambiente.

Caños con vertimientos autorizados

Sobre los vertimientos de aguas residuales ilegales y artesanales que se realizan en los acuíferos de Villavicencio, Íngrid Suárez, coordinadora del grupo agua de Cormacarena, señaló que de acuerdo al Decreto 1076 de 2015, solo se han autorizado vertimientos de aguas residuales en los ríos Ocoa y Negro, y a su vez, en los Caño Quenane y La Unión por cinco años.
No obstante, advirtió que dependiendo de algunas actividades, que generan vertimiento al suelo, no al agua, se han autorizado otros que son seguidos y controlados por Cormacarena.
Suarez también señaló que dentro del plan de vertimiento y saneamiento aprobado por la autoridad ambiental para Villavicencio, se tiene el diagnóstico de puntos de vertimiento existentes en la ciudad, que causan contaminación, al igual que los puntos de vertimiento que han sido eliminados a través de los interceptores, ubicados en los caños Buque, Maizaro, La Cuerera y Ocoa, principalmente.
Para el caso de estos vertimientos, se establece que las plantas de beneficio, las empresas prestadoras de servicio, las plantas extractoras, entre otras, que producen algún grado de contaminación con su actividad, se deben regir a los establecido, de lo contrario serán multadas.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales