Empresa contratista de Ecopetrol reintegra a mujer que había sido despedida por no levantar el mismo peso que los hombres

El sindicato de la industria petrolera, la unión sindical obrera (USO), lograron que se reintegrara a Adela Ortiz víctima de un hecho de discriminación de género en la empresa PERT, contratista al servicio de ECOPETROL y de su filial CENIT en la Estación de bombeo de Apiay en Villavicencio.

La situación se generó cuando a Adela, que es madre cabeza de familia y habitante del área de influencia petrolera, fue la única empleada a la que no se le renovó el contrato de trabajo como obrera, por el hecho de que no era capaz de levantar el mismo peso que levanta un hombre.

El director de Asuntos Jurídicos de la USO Meta, Camilo Acero, en reunión sostenida con el Ministerio de Trabajo presentó los elementos para discusión, que no solo deben trascender lo jurídico, sino lo político, y exigió que se respeten a la mujeres, en lo laboral y la vida diaria.

Así mismo sobre la situación laboral de los trabajadores en la empresa PERT, donde el sindicato encontró varias irregularidades, se consiguió un espacio para empezar a encontrar soluciones al tema de los salarios por debajo de lo que está establecido para la industria petrolera, el desconocimiento de las tablas salariales que tiene aprobadas CENIT, el no reconocimiento al trabajador de la hora de alimentación, muy a pesar que lo hacen sin interrupción de la jornada laboral y lo referente al Artículo 21 de la Ley 50, conocido entre los trabajadores como las horas de recreación y capacitación, en el cual de manera descarada, diariamente le entregaban a los trabajadores hojas con Sudokus o sopas de letras, para que por espacio de 20 minutos los trabajadores las llenen, con esto y con charlas pre operativas (de trabajo), diligenciar los registros, incumpliendo de manera abierta lo establecido en la Ley.