martes, 28 de mayo de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

En Villavo sí es posible tener todos los males


En Villavo sí es posible tener todos los males 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Como si no fuese una ciudad capital y se viviera en el pasado, algunos sectores de Villavicencio han estado sumidos del racionamiento de agua, cortes de energía y estancamiento en sus calles de acceso cada vez que cierra la vía al Llano.

Por Lina Herrera

Paila, mucho trancón. A mi hermano lo bajó un taxista y le dijo que él no lo podía traer para el sector”, residente de Multifamiliares.

Entrar y salir de Multifamiliares Los Centauros se ha convertido en una odisea digna de parecer tragedia griega, así como vivir en este sector.

A más de 30 grados centígrados de temperatura, que ponen a hervir a Villavicencio, desde el barrio Las Acacias se empieza a sentir más fuerte el calor a causa de la congestión vehicular que ya es costumbre encontrar en este punto de la ciudad, con los constantes cierres de la vía al Llano. El humo que sale de los vehículos y el rayo de sol que atraviesa el vidrio de la ventana del carro, hace más desesperante la situación. Cerca, por el Anillo Vial, se encuentra el último semáforo que funciona, que se convierte en otro detalle para elevar la dificultad de pasar por este sector.

Decenas de carros y motos empiezan a atravesarse frente al cruce que lleva a la parte posterior de los tres bloques de Centauros y un solo policía de tránsito intenta evacuar el tráfico. Al llegar a los conjuntos se empiezan a ver los residentes que parecen vivir las siete plagas de Egipto, o al menos tres de estas.

Pero si usted, que lee este artículo, no cree que tener al mismo tiempo tres de los males que agobian a Villavicencio, Tatiana Ramírez, quien lleva 17 años viviendo en uno de los apartamentos del bloque B, es testigo de que sí es viable la mala fortuna.

Primero, nos quejábamos por los trancones frente a la Uniminuto. Ahora, con el cierre de la vía al Llano y al estar tan cerca de la salida hacía Bogotá, todo el mundo quiere evadir trancones y generan otros adicionales en este sector.

“Pero esto no es todo: aquí casi completamos semana y media sin agua. El martes (de esta semana) tuvimos agua toda la mañana, en la tarde se fue y volvió en la mañana del miércoles. La cuestión es bastante fuerte porque ningún subterráneo tenía el líquido, no teníamos de dónde sacar baldes de agua para los baños o uso personal porque esa agua que está reposada y nadie la va a utilizar”.

Al inicio de esta semana, David Riaño, gerente de la Empresa de Acueducto de Villavicencio, aseguró que el servicio se estaba restableciendo en toda la ciudad.

Para Tatiana, como para sus vecinos, el trancón, lo pueden evadir o esperar que pase; la falta de agua la suplen comprándola a empresas, pero el mal servicio de energía es algo que está copando la paciencia.

No olvide leer: Vía al Llano: el drama de los viajeros que completan 28 horas atrapados

Hemos sufrido porque los apagones casi nos dañan la nevera y el computador. Mi hermano estudia en la nocturna, se quedó sin enviar un trabajo en línea porque no tenía como cargar el computador en ese momento, la luz llego horas después. Además, uno llega a su casa a descansar y compartir con su familia, pero no se puede hacer nada porque no hay luz. Todo oscuro, hasta el camino para llegar a la vivienda”, puntualizó.

Mientras tanto, en la plazoleta comercial de Los Centauros, Alex Miranda, propietario de ‘Miranda Gourmet’, relata cómo ha sido afectado su negocio por el tridente de males.

Lo que es el agua nos ha afectado demasiado. Nuestros costos se han subido un 100% diariamente. En el tema de la energía nos hemos visto perjudicados porque hemos tenido pérdidas de muchos implementos como carnes y otros productos perecederos. Sumado a esto, con los trancones que hay, con el cierre de la vía al Llano, comercialmente nos hemos visto muy afectados. Ya no viene la misma cantidad de clientes cada fin de semana, y menos de Bogotá. Económicamente ha sido durísimo para nosotros”, manifestó.

El miércoles anterior, mientras buscaban soluciones al bloqueo de la vía al Llano, los conductores buscaban una forma de salir de Los Centauros. Frente a la Universidad Minuto de Dios se veían los dos carriles medianamente despejados pero la causa no era amena; sobre el Anillo Vial, decenas de camiones y tractomulas se encontraban represadas a la espera de la apertura de la vía al Llano.

 


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales