Esperamos ver luz al final de túnel

Foto: tomada de Dinero.com

La palma de aceite ha demostrado ser motor de crecimiento económico, que trasforma los territorios generando bienestar a cerca de un millón de campesinos colombianos. Hacemos presencia lícita en el territorio nacional, en 161 municipios y 21 departamentos del país, con una actividad productiva con altos niveles de formalidad, con visión empresarial y de largo plazo.

La agroindustria de la palma de aceite genera unos 180.000 empleos directos e indirectos, con una remuneración superior al promedio del sector rural y formalidad en el empleo directo del 82%, contrastando con el alto nivel de informalidad del empleo rural, que es de alrededor del 85%.

Sin embargo, el sector palmero colombiano experimenta desde 2018 momentos difíciles, originados principalmente por la caída en los precios internacionales de los aceites y grasas; un peso revaluado durante gran parte del año anterior (aunque ha tenido una corrección importante en los últimos meses); y el desorden en la comercialización local, como resultado de disposiciones regulatorias desacertadas del Gobierno Nacional.

Con la llegada del Presidente Duque acordamos de una manera proactiva una serie de acciones para sortear la difícil situación por la que se transita. Ha habido algunos avances respecto a este paquete de medidas, pero algunos puntos primordiales aún no se han resuelto. Confiamos en que esto suceda pronto Nos encontramos en un momento de mucha incertidumbre sectorial en el que debemos escuchar las preocupaciones de los palmicultores y actuar para contribuir a sobrellevar y superar esta delicada situación.

Precisamente, ante estas circunstancias es valioso tener una institucionalidad sólida, con una visión de largo plazo, que permita capitalizar las experiencias del camino recorrido y valorar lo logrado, para con confianza reflexionar sobre nuestras metas futuras. Los convoco a que redoblemos esfuerzos para consolidar un nivel de competitividad y diferenciación de la agroindustria de la palma de aceite que nos permita enfrentar los retos de cara a los mercados nacional e internacional.