Gestión para preservar los cantos

El Instituto de Cultura del Meta promueve los cantos de trabajo de llano con documental fílmico. El reto apenas comienza y ya hay acciones para conservarlos. Esto es lo que sigue luego de que los cantos de vaquería fueron declarados patrimonio inmaterial de la humanidad.

 

La semana pasada la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia, y la Cultura (Unesco), declaró a los Cantos de Trabajo de Llano Colombo-venezolanos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un reconocimiento mundial que establece medidas de salvaguardia urgentes, debido a los riesgos que presenta esta expresión cultural llanera ante la transformación del estilo de vida de las comunidades y su entorno en los Llanos Orientales.

En el año 2013 se redactó un Plan Especial de Salvaguardia de Carácter Urgente de los Cantos de Llano una vez el Consejo Nacional de Patrimonio, aceptó por unanimidad la inclusión de dichos cantos en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación colombiana (LRPCI).

Lo anterior se dio luego de que se estableciera que los procesos económicos, culturales, sociales, y políticos desarrollados en los últimos años en los Llanos Orientales han puesto a los Cantos de Llano o Vaquería en  “riesgo de desaparecer o de deteriorarse por desuso y pérdida de su significado, valores y funcionalidad como un factor de identidad, pertenencia, memoria social y continuidad”, reza el documento.

Por lo anterior, el Ministerio de Cultura trazó alianzas con la Fundación Círculo de Profesionales del Arpa y su Música (CIRPA), y la Fundación para el Desarrollo Agrícola, Social y Tecnológico (FUNDASET), para realizar el Plan Especial de Salvaguardia de Carácter Urgente de los Cantos de Llano, el cual contempla el diagnóstico de la manifestación, la identificación de riesgos, y las estrategias para  salvaguardar esta tradición oral.

Los Cantos de Vaquería que son parte de la expresión de la identidad llanera, describen la conexión profunda entre el hombre y el animal, interacción cotidiana en el oficio de la ganadería y los trabajos de llano. Existen cantos de ordeño, cabrestero, vela, y domesticación (silbos, gritos, llamados, y japeos).

Labor del Instituto de Cultura

Para Luis Horacio Vasco Suárez, director del Instituto de Cultura del Meta, el reconocimiento de la Unesco “nos va a permitir a la comunidad y a las entidades gubernamentales, tener una posibilidad inmensa, de buscar más recursos, ya no solo a nivel nacional sino internacional”. Además afirmó que “lo que viene es trabajo”, en pro de defender lo que ya está establecido en dicho Plan Especial de Salvaguardia de Carácter Urgente.

Vasco explicó que los recursos que ahora se podrán gestionar a través de varios mecanismos, permitirán de alguna u otra manera poder cumplir con la estrategia del plan de salvaguarda de esta tradición llanera, por ello, es importante “invitar a la sociedad civil, portadores de la tradición, gestores culturales, y a las diferentes organizaciones que trabajan con este tema a  presentar proyectos, y aprovechar esas fuentes de financiación que hoy el Ministerio de Cultura nos ofrece”.

Algunos de los mecanismos para obtener recursos son: la línea de ingresos de la telefonía móvil, la del Plan Nacional de Concertación Cultural, y está la posibilidad de presentar proyectos al Sistema General de Regalías a través de los Ocad regionales y municipales. La idea es que las alcaldías le den prioridad a presentar planes relacionados con el tema de salvaguardar esta tradición llanera.

El gobierno departamental a través del Instituto de Cultura del Meta, han venido trabajando de manera comprometida en pro de promocionar, visibilizar, y salvaguardar la tradición de los Cantos de Vaquería. “En el Torneo Internacional del Joropo, y en el Concurso Pa´lante Talento Llanero, que son de nuestros concursos más importantes de música llanera, tienen como reglamento base de obligatoriedad que los concursantes previo a su presentación musical, interpreten una de las cuatro modalidades de canto de trabajo de llano”, anotó Vasco.

Esta idea surge como una estrategia de difusión, y visibilización de esta clase de manifestación a través de los propios artistas, y así los cantos no se queden en el olvido, inculcando a las nuevas generaciones del Meta, el conocimiento y el amor por esta tradición de la región, ya que se convierten en los nuevos multiplicadores de la misma.  

Otro esfuerzo que ha realizado el gobierno departamental está estipulado en el Plan de Desarrollo, el cual consiste en producir dos cortometrajes relacionados con temas patrimoniales del departamento del Meta. El año pasado se realizó el primero de ellos denominado “Los Cantos de Vaquería Viven en el Meta”, con el fin de que se pudiera conservar en material fílmico lo que significa estos cantos de trabajo de llano contado a través de las voces de los mismos portadores de la tradición.

“Con este documental participamos en el Festival Internacional de Cine de Pasto versión 2017, en la categoría ´Cultura Viva y Patrimonio´, y para nuestra satisfacción y alegría, tuvimos la oportunidad de ser galardonados con el primer puesto en este festival, es decir, con ese acto pudimos decirle a Colombia y al mundo entero que sí estamos contribuyendo a la salvaguarda de esa tradición nuestra”, explicó Vasco.

Este año han venido trabajando con el tema de trabajo de llano, y muy pronto será el lanzamiento de este nuevo documental que también está relacionado con los cantos de vaquería. Este trabajo es más amplio, y rescata otras tradiciones  de la cultura llanera.