Fundación Gorditos de Corazón rechazó confinamiento para obesos en Bogotá

La población obesa rechazó la medida de Claudia López en Bogotá.

La Fundación Gorditos de Corazón, que trabaja por mejorar las condiciones de vida de la población con sobrepeso en el país, rechazó este martes la decisión de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López,  de confinar a la población obesa.

“Socialmente nos parece sumamente inconveniente, proponer un régimen de aislamiento particular para personas con obesidad, ya que esto es un claro hecho de discriminación y violación del derecho a la igualdad, “dice el comunicado de la Fundación.

La organización, que ha ayudado a que varias personas con obesidad mórbida puedan acceder a operaciones para perder peso, argumentó además que las personas con sobrepeso también integran la fuerza productiva del país y tienen familias que mantener, “por lo que negarles la oportunidad de salir a trabajar como al resto de los ciudadanos, además de ser un acto de discriminación, contribuiría en deterioro de la economía de muchos hogares; sin contar con el aumento de afectaciones emocionales”,

Como se recordará, desde esta semana en la capital de la República, la administración distrital decidió restringir la salida de personas con sobrepeso, diabetes e hipertensos, ya que  representan más del 94% de los contagiados con coronavirus en esa ciudad.

Lo que teme la Fundación Gorditos de Corazón es que, como ha sucedido en otras oportunidades, la medida adoptada por  la alcaldesa, sea replicada en otras regiones de Colombia, afectando con ello  la movilidad de estas personas.

“La población en situación de obesidad debe acoger los protocolos de bioseguridad y aislamiento preventivo que sean propuestos para la población en general, (pero ) este tipo de políticas, puede contribuir sustancialmente en el aumento del fenómeno de discriminación que actualmente padecen los obesos del país”, afirma Salvador Palacios, director de la Fundación.

Añadió que los llamados de auxilio de personas con obesidad y sobrepeso se han duplicado durante esta pandemia, así mismo las alteraciones emocionales se han agudizado, convirtiéndose en una constante la ansiedad, la depresión, la angustia, irritabilidad, deterioro de la autoestima, entre otros factores emocionales que desencadenan incluso pensamientos suicidas o de autolesión.